A un año del sismo, miles de alumnos con problemas para seguir estudios

Fachada del Colegio Rébsamen en imagen de archivo. Foto: Carlos Ramos Mamahua.

Fachada del Colegio Rébsamen en imagen de archivo. Foto: Carlos Ramos Mamahua.

El derecho a la educación y a la vivienda han sido los más vulnerados tras los sismos de septiembre de 2017. La organización Save the Children México informó que hasta el momento 444 mil 121 alumnos de Oaxaca, Puebla, Morelos y la capital del país tienen dificultades para continuar con sus actividades escolares, 52 mil 749 se quedaron sin vivienda, y 96 mil 573 viven en condiciones inseguras.

En conferencia de prensa, María Josefina Menéndez, directora general de la organzación, señaló que los sismos de hace un año generaron afectaciones en diversas entidades en las que habitaban más de 2.2 millones de niños y niñas.

Fatima Andraca, coordinadora de respuesta humanitaria de la organización, dijo que a un año de los sismos han logrado atender a 141 mil 310 personas de los cuales 69 mil 820 son niños, niñas y adolescentes.

Explicó que los primeros días de septiembre el equipo de Save The Children México hizo un mapeo en los estados de Morelos, Oaxaca, Ciudad de México y Puebla donde visitaron un total de 183 espacios educativos para conocer las condiciones en las que iniciaban los niños y niñas el ciclo escolar 2018-2019.

Los resultados fueron que mil 640 niños y niñas dejaron de acudir a clases, lo que representa 7 por ciento de la matricula de esos 183 espacios.

En Ciudad de México, de las 14 escuelas mapeadas, 14 por ciento operan de manera regular, en porcentaje similar están estudiantes que fueron reubicados; 57 por ciento siguen en aulas temporales, y el porcentaje restante de las escuelas están en proceso de reconstrucción.

En Oaxaca, de las 109 escuelas mapeadas, 41 por ciento de los niñas y los niños están en aulas temporales; 7 por ciento, en otras instalaciones; 14 por ciento siguen con jornadas reducidas, y el 38 por ciento ya regresó a su normalidad.

En Puebla, de las 40 escuelas, el 30 por ciento de los alumnos siguen estudiando en aulas temporales o instalaciones diversas.

Las condiciones de higiene y saneamiento también se han visto afectadas en las escuelas con aulas temporales o reubicadas. Andraca señaló que en Puebla un edificio del centro histórico que actualmente alberga a cinco instituciones, con alrededor de 2 mil alumnos que pertenecen a dos primarias, dos bachilleratos y una secundaria, para hacer uso de los baños hacen turnos o tienen que cruzar una avenida grande para usar los sanitarios de una dependencia de gobierno.

“Las condiciones de los espacios educativos temporales siguen siendo desfavorables para el aprendizaje, los niños y niñas estudian en piso de tierra, con cortinas, sábanas, techos de lamina o de lona”, dijo.

Sobre la infraestructura señaló que en Puebla, en ciertas zonas afectadas como Calpan, donde 60 de sus viviendas tuvieron daño total, “el avance ha sido muy lento ya que la gente optó por apoyarse con constructoras privadas y sin embargo hasta ahora ha sido únicamente del 60 por ciento”.

En municipios como Chietla, Acatlán de Osorio, Chilac e Izúcar de Matamoros en Puebla más de 150 familias siguen sin recibir apoyo económico.

En los municipios de Juchitán y Unión Hidalgo donde 17 mil viviendas fueron destruidas, 6 mil 600 registran cero avance, dijo.

En Morelos, añadió, en las comunidades donde la organización construyó viviendas detectaron que los materiales siguen siendo considerablemente más caros, por ejemplo, el eléctrico y el cable está 13 por ciento más elevado el costo.

Jorge Vidal, director de programas de Save the Children México, dijo que pudieron constatar que todavía hay personas que no reciben recursos del Fondo de Desastres Naturales.

María Josefina Menéndez dijo que el actual gobierno tiene todavía una responsabilidad de transparencia, rendición de cuentas y resultados. Las acciones federales y locales, añadió, son insuficientes.

Sobre el gobierno electo, dijo que han sostenido reuniones junto con otras organizaciones en las que han insistido en la necesidad de que se tenga una agenda pública en materia de infancia que incluya el fortalecimiento del Sistema de Protección Integral que pasa por generar un gran programa de protección civil y de atención post emergencias, subrayó Menéndez.

Con información de: La Jornada.

Shortlink: