Argentina es superior: Manuel Lapuente

1298105

México. Manuel Lapuente cumplió dos etapas con la selección mexicana. Una de 11 partidos, a inicios de los 90, y otra de 56 partidos, de 1997 a 2000.

La primera fue muy depresiva. México venía arrastrando el problema de los cachirules y no salíamos al extranjero. Pudimos obtener el permiso de ir a la Copa América, pero como condición nos metieron de calzador la Copa Oro de 1991. No estábamos preparados para ese torneo, por más que lo advertí; perder en semifinales hizo que renunciara”, cuenta Lapuente.

Antes de jugar la Copa Oro, Lapuente trató de abarrotar el calendario de preparación con juegos de alto nivel: “Le pedí a Emilio Maurer, presidente en aquel entonces de la Femexfut, que nos cosiguiera oponentes de jerarquía”.

De tal modo, con el paso del tiempo, Manuel Lapuente se convirtió en el entrenador que derrotó por última vez a Argentina en un amistoso jugado en Estados Unidos. Fue en enero de 1990, en Los Ángeles, California. Sucede que los números del Tricolor ante la albiceleste son bajos. De 15 amistosos ha ganado tres, perdido cinco y empatado siete.

Argentina era dirigida por Salvador Bilardo, el técnico campeón en México 1986, pero prescindió de sus grandes figuras. Con Maradona luchando en Italia con el Nápoles por el Scudetto, se midieron ante México hombres como Sergio Goycochea, Néstor Gorosito, Edgardo Bauza, Sergio Batista y un juvenil Diego Simeone.

Ganamos con un gol de Zague, que dribló a Goycochea, y otro más de Carlos Muñoz, hoy director deportivo de Tigres”, relata Manuel Lapuente, que contextualiza: “Al final del partido declaré que le ganamos al campeón del mundo, pero no éramos mejores. Hoy opino lo mismo. A 25 años de aquel partido, Argentina sigue siendo más que México, por la factoría de jugadores que procesa al extranjero y sus condiciones futbolísticas. Seguimos por debajo de ellos”.

Lapuente cree que el jugador mexicano es de carácter y de cualidades, pero no en su totalidad como los argentinos que conforman el seleccionado

En México hay que estar haciendo una depuración constante de jugadores que tienen agallas y valor, porque no todos sirven para esto. Los amistosos contra equipos como Argentina, que en aquel entonces era un cuadro muy fuerte como ahora, sirven para depurar la lista”, indica.

Lapuente tuvo que dejar al Puebla, con quien fue campeón, casi de imprevisto para atender a la Selección Nacional. La crítica fue muy dura con su proceso.

No es que haya sido el sacrificado. El futbol mexicano en ese momento estaba agitado y sensible. Había pasado un severo castigo y la desconfianza era absoluta. Ni siquiera jugar con el campeón del mundo animaba a la gente.”

Con Bilardo, Argentina seguía sumida en la incertidumbre, buscando a jugadores que completaran su lista para el Mundial de Italia 1990.

Después, en 1991 conseguimos jugar en la cancha de Vélez Sarsfield, pero el técnico ya era Alfio Basile. Empatamos a cero, pero debimos ganar aquel juego”, rememora Lapuente.

El Tricolor sigue ajustando engranes y depende de encontrar a un entrenador que sustituya a Tuca Ferretti se irá. Desde 1993, cuando ganó al Copa América, Argentina no abre las puertas de su vitrina. Mañana se enfrenta a México.

Información y foto Excélsior.

Shortlink: