Colaboracionismo de los chuchos, el reclamo durante congreso del PRD

003n1pol-1

México. Durante los trabajos del 14 congreso nacional extraordinario del PRD, la cúpula de la corriente Nueva Izquierda recibió ayer duras críticas de sus correligionarios. No sólo la acusaron de colaboracionismo con el gobierno federal, sino también de falta de transparencia en el manejo de las prerrogativas destinadas a los comités estatales.

Los inconformes abuchearon al ex dirigente nacional Jesús Zambrano por haber firmado el Pacto por México.

En la mesa donde se discutió la línea política del perredismo y en particular su estrategia de alianzas electorales con otros partidos, Zambrano, actual presidente de la Cámara de Diputados, dijo no compartir el criterio de quienes acusaron colaboracionismo en su gestión al frente del partido del sol azteca.

¡Falso! ¡Falso! ¡Falso!, le gritaron al ex dirigente, quien retó a sus detractores a señalar si el partido se equivocó al aprobar las reformas en telecomunicaciones, la de competencia económica o la de derechos humanos.

En su defensa, preguntó a los presentes reunidos en el deportivo Plan Sexenal si el aumento del precio al boleto del Metro o la suspensión del servicio de un tramo de la línea 12 no influyó en la baja votación que obtuvo el perredismo en el Distrito Federal. ¡Hay que decir las cosas como son!, enfatizó, mientras el ex diputado federal Roberto López agregaba a la lista de los temas a tratar el caso Iguala.

El acabose

Entre las voces críticas destacó la de Juan Adán, de Foro Nuevo Sol, quien estimó que el proyecto de línea política confirmaba el colaboracionismo con el gobierno, por la firma del Pacto por México. Fue el punto máximo donde se traicionó al partido, sostuvo.

Aprovechó su intervención para lanzarse también contra las alianzas con el PAN, lo que generó otro cúmulo de cuestionamientos para la cúpula de Nueva Izquierda.

Isaac López, de Oaxaca, pidió que se defina el objetivo de estas coaliciones y recordó que en el caso de su estado se fue a una alianza electoral sin que se haya logrado un programa de gobierno de transición.

Alejandro Sánchez Camacho, de Izquierda Democrática Nacional, manifestó también su rechazo a las alianzas con Acción Nacional, porque se requiere rescatar la identidad del PRD como un partido de izquierda. Si no hacemos esta distinción en forma explícita, la gente va a tener la percepción de que el partido es igual al PRI o al PAN.

Los congresistas ocuparon la noche para definir esta política, aunque hay dirigentes en entidades como Durango –donde son octava fuerza política– que ya entablaron pláticas con el PAN para construir una alianza electoral en 2016, con el argumento de sacar al PRI del poder. Se menciona como posible candidato al senador panista José Rosas Aispuro.

Por otro lado, los dirigentes estatales del PRD se rebelaron en contra del dirigente Carlos Navarrete por pretender centralizar los recursos económicos que reciben de los organismos públicos locales electorales (Oples) y no haberles entregado, durante meses, las prerrogativas que les corresponden.

René Galindo, presidente del sol azteca en Durango, reveló que en su caso este año no recibieron recursos de la dirección nacional durante tres meses, esto es, casi medio millón de pesos.

Puntualizó que la secretaría de finanzas les explicó que esos recursos se les retienen porque no comprueban gastos o hay algunos excepcionales, como el pago de multas.

Alejandro Cuevas, de Yucatán, sostuvo que hay estados en los que el retraso en la entrega de los recursos es hasta por siete meses, y se pronunció en contra de la intervención del dinero que entregan los Oples

Hugo Jarquín, secretario general del PRD en Oaxaca, mencionó que en todos los estados en conjunto van a pagar aproximadamente 48 millones de pesos en multas por la irresponsabilidad de los candidatos que no comprobaron sus gastos de campaña.

En otro punto, perredistas que participan en el congreso han expresado su molestia por que la reunión se lleva a cabo en el deportivo Plan Sexenal, en la ciudad de México, pues carece de las condiciones necesarias para un encuentro multitudinario. Entre las quejas está que se han inundado las carpas donde se llevan a cabo mesas de trabajo y se gotea el domo principal.

Por la noche, la mesa de estatutos reventó, ante la decisión de representantes de Nueva Izquierda y Alternativa Democrática Nacional de frenar la votación en contra de la reforma que permitiría al Comité Ejecutivo Nacional designar y remover a los coordinadores de las fracciones parlamentarias en los congresos estatales.

Para impedir el revés, la mesa directiva, a cargo de integrantes de las corrientes citadas, decretó un receso, lo que provocó una escaramuza entre congresistas, con saldo de un elemento de seguridad lesionado.

Los hechos provocaron que la mayoría de las reformas estatutarias del partido se quedaran en suspenso. El dictamen que contiene las propuestas de cambio tiene 89 páginas y ayer se quedaron en la 23.

En otra mesa, tras una intensa discusión, los congresistas aprobaron por mayoría establecer alianzas con el PAN de manera casuística.

Información y foto La Jornada.

Shortlink: