¿Cómo huelen los animales sin nariz?

22894.600x450

México. Cuando las personas queremos oler algo, tomamos aire por nuestras fosas nasales y lo pasamos a través de los quimiorreceptores, pero ¿qué ocurre con los animales que no tienen nariz? Pensemos por ejemplo en un cangrejo: a simple vista no tiene nada remotamente parecido, pero eso no significa que no tenga sentido del olfato.

«El olfato es muy importante en la mayoría de los animales, y los cangrejos no son una excepción», comenta Lindsay Waldrop, investigadora de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos).

«Nosotros olemos con los senos nasales y los cangrejos, de hecho, hacen lo mismo, solo que emplean un conjunto de pelos externos que parece un cepillo de dientes», explica. Estos cepillos se encuentran en las antenas cerca de la boca del animal, que mueven a través del agua cuando quieren oler algo. Los movimientos rápidos abren esos pelillos, permitiendo que el agua y las moléculas de olor se cuelen entre ellos.

Las serpientes, en cambio, sí cuentan con fosas nasales, aunque reciben mucha más información sensorial a través de la lengua, que sacan cuando quieren capturar las moléculas de olor. Al introducir de nuevo la lengua en la boca, la encajan en la abertura del techo del paladar y las transfieren al centro sensorial del animal, el llamado órgano de Jacobson. Su lengua puede incluso proporcionarles información espacial sobre la situación de sus presas.

Teniendo en cuenta cómo huelen generalmente los pies, oler a través de ellos no parece una idea muy atractiva. Sin embargo, las moscas tienen los órganos sensitivos cerca de la boca y en las patas. Así, cuando se posan en un sándwich, no lo hacen para descansar, sino para sentir lo que tocan y ver si merece la pena hincar el diente.

Las mariposas también pueden sentir a través de sus patas, pero lo hacen por motivos distintos. Las hembras ponen sus huevos en el envés de las hojas, para que las orugas, al nacer, tengan de qué alimentarse. A través de sus pies, las mariposas pueden evitar las plantas venenosas.

Información y foto National Geographic.

Shortlink: