Con función premian a niños ganadores de certamen de cuentos sobre lucha libre

a14n1esp-1

México. En el pancracio de la vida, niños de siete a 12 años de edad vencieron a su enemigo sempiterno: la pasividad, en un mundo en el cual quien se queda quieto viendo la tele, no juega futbol o no lee, sufrirá la peor de las derrotas: haber perdido el tiempo… pero este no fue el caso, ya que participaron en el concurso de cuento o narración de una historia De dos a tres cuartillas, convocado por la Dirección General de Culturas Populares del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y el Consejo Mundial de Lucha Libre.

El pasado viernes, en la Arena México, entre 13 mil entusiastas de las patadas voladoras y las huracarranas, esos niños se dieron cita para ver, una vez más, el triunfo del bien sobre el mal.

Muy cerca de sus héroes

Así, en el festejo por el 82 aniversario de la Arena México se hallaban esos niños que ganaron un premio que les permitirá cumplir un sueño: estar con sus héroes, rudos o técnicos, con o sin máscara. Por lo pronto, ese viernes los vieron de carne y hueso a tan sólo cinco filas de distancia.

Gala Lutteroth, organizadora del concurso, quien tiene estudios de letras inglesas, expresó en entrevista que la convocatoria se lanzó el 30 de abril, Día del Niño. La respuesta fue baja y en un principio se pensó lo peor: en el fracaso, pero la lucha libre es nacional y la promoción en las arenas de varios estados surtió efecto, así que niñas y niños enviaron sus creaciones por Internet. “La convocatoria se cerró el 31 de julio. Invitamos a los ganadores a venir al Distrito Federal y estar en la Arena México esta noche. Son niños de Oaxaca, Chiapas, Puebla y estado de México, entre otros. Recibimos 280 trabajos. En lo personal, me gustó uno que se llama Máscara contra máscara”.

Destacó que la lucha libre gusta a niñas y niños. “Dos de los ganadores son niñas: Miroslava, de Oaxaca, y Aniela, del estado de México. Otra historia es la de Blue Panter contra las matemáticas. Los trabajos reflejan que los niños buscan en los luchadores protección”.

Hubo dos categorías: de siete a nueve años y de 10 a 12. Me sorprendió que en general no están tan mal en ortografía y construyen frases bien armadas; la narrativa tiene mucho sentido.

Con los cuentos se editará un libro junto con la Dirección General de Culturas Populares y Alas y Raíces, del Conaculta, y el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas. Se prevé que esté en 2016, Los luchadores que más citan son Místico y Atlantis. Este último luchó esa noche contra La Sombra, máscara contra máscara. El público estuvo dividido y Atlantis, el viejito, como le llaman sus seguidores, venció. Esta lucha pasará a la historia por su emocionante desenlace. La Sombra lloró, pero se quitó la máscara como hombrecito, la cual portó 11 años.

Uno de los ganadores es Iván Alcalá, de ocho años de edad, quien cursa el tercer año de primaria. Vengo con mi papá desde que era chiquito. Siento padre cuando se avientan de la tercera cuerda. A mí me gustan varios luchadores. Ahorita muchos le van a Atlantis. A mí le gustan El Santo, Blue Demon, Dragon Lee. Escribí sobre unos luchadores que encarnan una batalla contra seres de otro mundo. Creo que si pelearan Supermán y Dragon Lee, ganaría ¡Dragon Lee!

Información y foto La Jornada.

Shortlink: