Concluye la muestra Tesoros, en Bellas Artes; no se logró la afluencia esperada

muestra tesoros bellas artes

México. Largas filas se extendieron ayer afuera del Palacio de Bellas Artes para ingresar a la muestra Tesoros de la Hispanic Society of America, que concluyó este domingo después de casi tres meses de exhibición en el museo principal de ese recinto.

Según cifras preliminares, la muestra tuvo un total de 144 mil 280 visitantes, informaron a La Jornada autoridades de la instancia.

Cuando fue inaugurada, el pasado 29 de junio, las autoridades preveían una afluencia al Museo del Palacio de Bellas Artes de alrededor de medio millón de personas (La Jornada, 29/6/18).

Tesoros de la Hispanic Society of America estuvo integrada por 206 obras selectas del mayor acervo de arte español fuera de la península ibérica y con una importante presencia de arte latinoamericano.

La muestra dio cuenta de la colección creada por el estadunidense Archer Milton Huntington, filántropo y coleccionista de arte que fundó en 1904 la Hispanic Society of America, con sede en Nueva York.

En ella se exhibieron piezas arqueológicas, esculturas, documentos históricos, cerámicas, artes decorativas y objetos emblemáticos como el mapamundi de Juan Vespucci o sendas cartas del emperador Carlos V y el pintor Pedro Pablo Rubens.

Foto

Largas filas se formaron para entrar a la exposición en su último día. Foto Ángel Vargas

También incluyó obras maestras de los pintores Francisco de Goya, Diego Velázquez, El Greco, Francisco de Zurbarán, Bartolomé Esteban Murillo y Joaquín Sorolla, entre otros.

Empleo de novedosas herramientas

El recorrido constó de seis apartados temáticos, con piezas que abarcan desde 2400-1900 antes de nuestra era hasta 1917: La antigüedad de España, España Medieval, Siglo de Oro, América Virreinal, Fin del antiguo régimen y España moderna.

Una particularidad de la exposición fue que los visitantes podían descargar de manera gratuita en sus teléfonos inteligentes la aplicación móvil ArtGuide, una novedosa herramienta que fusiona realidad aumentada con representación escénica.

Mediante ese recurso tecnológico, que estuvo disponible para cuatro obras icónicas de la muestra, los personajes salían de sus cuadros para conversar, contar sus historias y proporcionar al público datos históricos y artísticos de la pintura, así como del autor.

Información La Jornada.

Shortlink: