Confieren a la poeta uruguaya Ida Vitale el Premio Cervantes

Ida Vitale, el pasado 13 de octubre, en Montevideo.

Ida Vitale, el pasado 13 de octubre, en Montevideo.

Madrid. La poeta uruguaya Ida Vitale, de 95 años, fue reconocida ayer con el Premio Cervantes de Literatura de 2018, con lo que se convierte en la quinta mujer en recibir el máximo galardón de las letras en español.

Vitale procede de un país con amplia y rica tradición poética, que cultivan en gran medida las mujeres. En el acta del jurado se sostuvo que Vitale es un referente fundamental para poetas de todas las generaciones y en todos los rincones del español.

El reconocimiento a Vitale supone que sea de nuevo una mujer la portadora de ese premio que comenzó en 1976: en 1988 se confirió a la filósofa y ensayista María Zambrano, en 1992 a Dulce María Loynaz, en 2010 a Ana María Matute y en 2013 a la periodista y escritora mexicana Elena Poniatowska.

El jurado, presidido por la académica de la lengua Carme Riera, sustentó su elección por Vitale, ‘‘por su lenguaje, uno de los más destacados y reconocidos de la poesía en español, que es al mismo tiempo intelectual y popular, universal y personal, transparente y hondo. Convertida desde hace tiempo en referente para poetas de todas las generaciones y en todos los rincones del español”.

Rompen regla no escrita

Antes de comenzar la rueda de prensa en la sede del Ministerio de Cultura, prácticamente todos los presentes daban por hecho que el premio Cervantes de este año sería mujer. Precisamente ahora que se ha universalizado un movimiento feminista que se inició en Estados Unidos, #MeToo, que en España tiene mucha penetración.

Con el reconocimiento a la poeta uruguaya se rompe una regla no escrita que se había respetado desde el origen del premio: que cada año se intercalaban los premiados entre españoles y autores de América Latina. Es la primera vez que hay dos latinoamericanos consecutivos, pues el año pasado el ganador fue el nicaragüense Sergio Ramírez.

Ramírez estuvo presente en la sala, al igual que el escritor Eduardo Mendoza (Premio Cervantes de Literatura en 2016), para dar aún más cobijo y entidad a la elección del jurado.

El propio Ramírez dijo respecto de Ida Vitale: ‘‘Como ganador del Premio Cervantes del año pasado me complace muchísimo pasar la estafeta a una mujer de palabra extraordinaria. Una poeta de ambos mundos, tanto en España como en América Latina, donde su obra es conocida en los círculos académicos y entre los lectores de los dos lados del Atlántico.

‘‘Que se dé el premio a una mujer de este calibre es una oportunidad extraordinaria para este galardón, para la lengua española y sobre todo viniendo ella de un país que se ha caracterizado por la poesía de las mujeres. Uruguay es una verdadera potencia en la poesía femenina, con tantos nombres clásicos ligados al modernismo y hasta hoy, donde hay una plétora de mujeres creando en Uruguay. Como miembro del jurado me complace mucho sumarme a este anuncio que premia la labor de toda la vida de una gran escritora hispanoamericana.”

Ida Vitale nació en Montevideo en 1923, donde desde muy joven se convirtió en una referencia de la creación poética y con el paso del tiempo en la última sobreviviente de la generación del 45, a la que pertenecieron intelectuales y escritores como Mario Benedetti, Carlos Maggi, Manuel Claps, Emir Rodríguez Monegal, Ángel Rama y María Inés Silva.

Información La Jornada.

Shortlink: