Demandan purépechas sacar a la policía michoacana de Nahuatzen

Pobladores de Nahuatzen simpatizantes del Consejo Ciudadano Indígena se manifestaron ayer en Morelia para exigir al Congreso y al gobierno de Michoacán que paren las agresiones contra su pueblo, el cual se rige por usos y costumbres.

Pobladores de Nahuatzen simpatizantes del Consejo Ciudadano Indígena se manifestaron ayer en Morelia para exigir al Congreso y al gobierno de Michoacán que paren las agresiones contra su pueblo, el cual se rige por usos y costumbres.

Morelia, Mich., Alrededor de 300 habitantes de la cabecera municipal de Nahuatzen marcharon este jueves en Morelia, del monumento a Lázaro Cárdenas al palacio legislativo, para exigir a los diputados locales que soliciten al gobernador perredista Silvano Aureoles Conejo que detenga las agresiones del alcalde David Otlica Avilés, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), contra el pueblo purépecha.

Los inconformes, simpatizantes del Consejo Ciudadano Indígena de Nahuatzen (CCIN), exigieron también al gobierno estatal que saque a los elementos de la Policía Michoacán de su comunidad, ya que, según un acuerdo entre las secretarías de Gobierno y de Seguridad Pública estatales, debieron haberse retirado el 15 de noviembre.

Los habitantes de Nahuatzen –comunidad purépecha ubicada entre los municipios de Cherán y Sevina–, encabezados por América Huerta Avilés, integrante del CCIN, pidieron la liberación inmediata del presidente del consejo ciudadano, José Antonio Arreola; del consejero José Luis Jiménez, así como de Gerardo Talavera, quien no es integrante del organismo, pero igualmente fue detenido y acusado de robo y de sabotaje, cargos que fueron inventados por la gente de Otlica. Mucho menos debieron utilizar la fuerza pública para sacarlos de sus casas y trabajos, dijo América Huerta.

Recordó que Nahuatzen decidió hace tres años regirse por usos y costumbres y que el consejo ciudadano es reconocido por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación desde hace meses. Añadió que David Otlica no ganó los comicios del pasado primero de julio, porque no se instalaron casillas en la cabecera municipal. No queremos conflicto. Otlica puede gobernar en cualquier comunidad donde haya ganado, pero no en Nahuatzen, apuntó Huerta Avilés.

La integrante del CCIN aseguró que el gobierno estatal está detrás del alcalde impuesto y ahora pretende criminalizar al consejo ciudadano a pesar que quienes han cometido delitos son ellos, los que secuestraron a tres de nuestros compañeros y lesionaron de bala a un elemento de seguridad de la ronda comunitaria el pasado primero de noviembre, incidente que concluyó con la liberación de los plagiados, mientras el herido sigue hospitalizado en Uruapan.

América Huerta señaló que los arrestos de sus tres compañeros se iniciaron hace una semana y concluyeron el pasado lunes, después de que funcionarios de Nahuatzen presentaron denuncias contra ellos ante el Ministerio Público estatal.

No hay delitos que perseguir. Se trata de una presión de carácter político, pese a que había un acuerdo con el gobierno del estado para no usar las oficinas de la casa comunal (que el ayuntamiento ocupaba) y se aseguró que no habría agresiones entre el gobierno municipal que encabeza David Otlica, quien fue avalado por el Instituto Electoral de Michoacán cuando no obtuvo ni 20 por ciento de la votación, ya que en Nahuatzen, Arantepacua y Sevina no se instalaron casillas, apuntó la consejera ciudadana.

El anterior edil de Nahuatzen, Miguel Prado Morales, tampoco fue reconocido por la comunidad y desde hace poco más de tres años la población purépecha se rige por usos y costumbres. El CCIN responsabiliza al gobierno estatal de la situación por su pretensión de imponer a un alcalde ilegítimo.

Información La Jornada.

Shortlink: