Denuncian crecimiento de turismo sexual infantil

turismo sexual infantil

México. El turismo sexual infantil está invisibilizado y va en aumento, coincidieron organizaciones defensoras de los derechos de niñas y niños.

Teresa Ulloa Ziáurriz, directora regional de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (Catwlac, por sus siglas en inglés), señaló que las causas de que los menores sufran esta situación están relacionadas con el hambre, la pobreza, la falta de oportunidades, pero también tienen con la fuerza.

En la deepweb, añadió, se están ofreciendo (infantes) desde muy chiquitos y con la gravedad de que le puedes hacer lo que quieras, y si (la víctima) muere, ponen otro por 5 mil dólares.

En entrevista, dijo que algunas de las formas por las que los menores llegan a manos de proxenetas es porque los roban o dan dinero a las familias para llevárselos.

Las consecuencias, dijo, son muy graves. Los infantes pueden desarrollar síndrome de Estocolmo, además presentan trastornos físicos, sin contar sus altas probabilidades de ser contagiados de alguna infección de transmisión sexual, y el daño integral que se produce en su estado sicoemocional.

Para combatir este delito, Teresa Ulloa dijo que se requiere generar condiciones de vida digna. Y sin demanda no hay oferta.

De acuerdo con declaraciones del secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, Ricardo Bucio Mújica, el turismo sexual infantil ha aumentado y los lugares donde tiene presencia son zonas turísticas como: Cancún, Acapulco, Puerto Vallarta, Los Cabos y Ciudad de México.

Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), colocó a la impunidad como elemento principal para que este flagelo vaya en aumento.

Dijo que según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, por cada 100 carpetas de investigación donde los niños y niñas son víctimas, sólo una alcanza sentencia condenatoria.

En entrevista, añadió que mientras otros países han agudizado sus acciones en contra de grupos criminales transnacionales que generan riqueza a partir de explotar sexualmente a niños y niñas, como en Asia y Europa, México “se ha convertido, tristemente, desde hace más de 15 años en un paraíso, particularmente todas las zonas turísticas”.

Dijo que el futuro de las víctimas de este delito es incierto dado que existen pocas organizaciones que se dediquen a ellos, la falta de refugios y personal institucional. Hay casos de víctimas que después se convierten en las mismas enganchadoras o enganchadores de otras.

Información La Jornada.

Shortlink: