Díaz-Canel condena el bloqueo de EU; “Cuba no es amenaza para nadie”

díaz-canel cuba

El presidente cubano, Migel Díaz-Canel, dijo estar en favor de una reforma a la Constitución para que se permitan los matrimonios entre personas del mismo sexo en la isla, durante una entrevista con Patricia Villegas, presidenta de Telesur.

La Habana. El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, dijo en su primera entrevista desde que asumió el cargo en abril que si Estados Unidos persiste en mantener una actitud aberrante hacia la isla, su gobierno no podrá dialogar con el mandatario Donald Trump.

Queremos diálogo, pero tiene que ser entre iguales; que se nos respete y no se condicione nuestra soberanía, porque no aceptamos imposiciones y no estamos dispuestos a hacer concesiones, dijo Díaz-Canel en entrevista para la cadena estatal venezolana Telesur, que fue transmitida el domingo por la noche.

Las relaciones entre Cuba y Estados Unidos han sufrido un marcado deterioro desde que Trump llegó a la Casa Blanca y revirtió el histórico acercamiento iniciado por su predecesor, Barack Obama, luego de décadas de hostilidad.

Los lazos también empeoraron por las acusaciones de Estados Unidos sobre una serie de supuestos ataques a la salud de sus diplomáticos en La Habana, en los que Cuba niega estar involucrada.

Para Díaz Canel el principal obstáculo al desarrollo del país es el bloqueo del gobierno de Estados Unidos, al cual calificó de práctica brutal que persigue condenar a nuestro pueblo a morir de necesidades, viola lo territorial e impone normas en la relación del mundo con Cuba.

En entrevista con la presidenta de Telesur, Patricia Villegas, Díaz-Canel dijo que la política hostil de Estados Unidos contra Cuba desde hace más de medio siglo se ha recrudecido con la actual administración, por lo que hoy el flujo de inversiones del mundo hacia Cuba está sometido a mayores presiones.

A la pregunta de si tiene mayor impacto el bloqueo o los nudos internos que hay que desatar, el presidente cubano señaló: “no pocas trabas subjetivas están vinculadas con una actitud defensiva ante el bloqueo, que enlentece decisiones en virtud de preocupaciones sobre si algo debilita al país o si se favorece a la estrategia enemiga.

No somos una amenaza para nadie, lo que queremos es construir un país mejor, un mundo mejor; lo que tenemos es una alta vocación para tener mayor justicia social, la cual queremos acompañar con prosperidad y la principal amenaza para lograrlo sigue siendo ese brutal bloqueo, afirmó.

En otro momento, afirmó que “todo sería más favorable sin el bloqueo, pero nos preparamos para hacer las cosas en el peor escenario.

Nosotros no hemos atacado a nadie. Si en un lugar se respetan y protegen los derechos de los extranjeros y en particular los de los diplomáticos es en Cuba, insistió el presidente, que en la entrevista se refirió varias veces al fallecido líder Fidel Castro.

Según Díaz-Canel, su antecesor, Raúl Castro, de 87 años, a quien considera como un padre y con quien conversa casi todos los días, seguirá estando a la cabeza del gobernante Partido Comunista.

Sobre la campaña estadunidense que acusa a Cuba de ataques contra su personal en la embajada en La Habana y la supuesta participación rusa, el presidente cubano señaló: “Han vuelto a la amenaza y a la imposición, y en medio de todo eso han creado una falacia, que han llamado ‘ataques acústicos’. Yo creo que si hay un país en el que se cuida a los ciudadanos extranjeros y a los diplomáticos extranjeros es éste.

Tenemos mucha ética para pedir a nadie que ataque a otros. Cuba no ataca. Cuba defiende. Cuba es solidaria. Indudablemente hay que reconocer que las relaciones ahora están en retroceso. No hemos limitado las posibilidades de diálogo, pero tiene que ser sin condiciones y con respeto.

Díaz-Canel afirmó que quien sí ha sufrido los más diversos ataques es Cuba, de todo tipo, incluyendo atentados contra sus dirigentes. Y enfatizó: Cuba se defiende, es solidaria y tiene la vocación de que un mundo mejor es posible.

Sobre las discusiones para reformar la Constitución, Díaz-Canel dijo que la eventual remoción de la palabra comunismo en la Carta Magna no implica que el país fuera a renunciar a esa aspiración. “Si uno va al marxismo clásico, el modo de producción al que aspiramos es el comunismo. Por lo tanto, comunismo y socialismo están íntimamente relacionados. Si quieres construir el socialismo es porque quieres llegar al comunismo.

No lo entiendo como una renuncia. Entiendo que cualquiera de los dos términos (comunismo y socialismo) implica el otro. Pero, explica, se busca una Constitución que esté objetivamente más cerca de lo que es posible, y que no deja de ser socialista. Concebimos que hoy estamos más cerca de la construcción del socialismo, es en lo que estamos. Para alcanzar el comunismo no dependemos únicamente de nuestro país, depende de la construcción de sus bases a escala internacional.

Ironizó con el hecho de que quienes más preocupados se muestran con el término comunista en la Constitución sean los mismos que desde el exterior han cuestionado permanentemente a la revolución cubana por su proyección.

El documento, que debería remplazar a la Constitución redactada en tiempos de la guerra fría, aún menciona al socialismo que deriva del comunismo, indicó.

El mandatario cubano también dijo estar en favor de una propuesta para que la Constitución permita los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Defiendo que no exista ningún tipo de discriminación, declaró, aunque dependería del pueblo cubano decidir si se incluye o no la medida.

Díaz-Canel elogió la alianza de Cuba con Venezuela. Destacó el legado del fallecido Hugo Chávez y expuso que Estados Unidos ha atacado al gobierno de Maduro acudiendo a la violencia y al bloqueo económico y financiero contra Caracas. Denunció la existencia de una oligarquía venezolana que no quiere que se compartan las riquezas con el pueblo, pero destacó que el gobierno ha resistido y lo seguirá haciendo. Eso ha descolocado a la derecha y a la oligarquía venezolanas, y también al gobierno de Estados Unidos, señaló.

Del papel de Cuba en el proceso de paz en Colombia, el gobernante cubano indicó que la paz es un proceso necesario para Colombia. Nuestra modesta contribución es por convicción porque aspiramos a una paz universal, a un orden internacional diferente. Nosotros facilitamos que las partes puedan conversar, pero no interferimos. Estamos seguros que los problemas de los colombianos deben resolverlos únicamente los colombianos.

La entrevista completa, en una nota de Randy Alonso Falcón, en https://bit.ly/2xfxfqw

Información La Jornada.

Shortlink: