Dinero

opinión

México tendría que avanzar 130 posiciones en la clasificación de Transparencia Internacional, si quisiera ubicarse este sexenio entre los países menos corruptos del planeta: Dinamarca, Nueva Zelanda, Finlandia, Singapur, Suecia, Noruega, Países Bajos y Canadá. Ocupan las primeras ocho mejores posiciones en el ranking. De ese tamaño la tarea que ha asumido el nuevo gobierno. El sexenio de Peña Nieto hundió a México en el peor lugar que ha tenido desde que la organización internacional comenzó a darle seguimiento a finales del sexenio de Ernesto Zedillo. Del lugar 135 pasó al 138 de 180 países evaluados en 2018. Un dato que da ñáñaras: nunca, nunca, México ha aprobado la materia, siempre queda calificado con 20 o 30, en una escala 100. Si se busca alcanzar esta meta (colocarse entre los 10 primeros lugares), la política anticorrupción en México tiene que cambiar. El reto es mayúsculo, pues queda claro que el grueso de las medidas preventivas de la última década han funcionado de manera parcial y que en materia de detección, investigación, sanción, reparación de daños y recuperación de activos los resultados son prácticamente nulos, advierte Transparencia Mexicana. Indudablemente. Un cambio radical es la campaña anticorrupción con apoyo del Ejército, la Marina y la Policía Federal que está siendo ejecutada en Pemex.

Romero Deschamps, una santa paloma

No fue necesario esperar a este día para que el fiscal general Gertz Manero diera el reporte. En una entrevista con Carmen Aristegui, dijo exactamente lo que la opinión pública no quería escuchar: no tiene procesos vigentes contra Carlos Romero Deschamps, pero sí hay dos denuncias que son muy recientes por temas sindicales. Entonces, ¿es una blanca paloma el líder sindical? ¿Se ha ganado con el sudor de la frente la inmensa fortuna que se le atribuye?. Puede ser eso, lo cual es increíble. O puede ser también –y le seguirá quitando el sueño– que las denuncias sindicales sean el hilo que conduzca a la fiscalía a fincarle cargos importantes. Mientras tanto, ¡qué decepción!

Declaraciones patrimoniales

López Obrador recordó a los miembros de su gabinete que hoy es la fecha límite para que presenten su declaración patrimonial, y el que no la presente, o no la haga pública, no podrá trabajar; ya está hablado, dijo. La ley sólo los obliga a presentarla, pero no a hacerla pública. Hay cuatro funcionarios, cuando menos, en esa situación: la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; la secretaria de Medio Ambiente, Josefa González Ortiz Mena; el consejero jurídico, Julio Scherer, y el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo. Por otro lado, López Obrador comentó que en el anterior gobierno había casos, como el del ex director del Infonavit David Penchyna (a quien no mencionó por su nombre), que percibía hasta 700 mil pesos mensuales. Eran muchas las entradas adicionales. Una cosa era el salario y otra cosa eran bonos, compensaciones. En la suma daban 600-700 mil pesos. No lo dijo, pero ese fue el premio que el ex senador priísta hidalguense recibió por promover la reforma energética. Habría que revisar el renglón de otros negocios. Político pobre es un pobre político, dijo el clásico.

Ombudsman social

Asunto: buscando un nombre

Ya hubo un desacuerdo inicial en cuanto al nombre que llevaría el nuevo partido. Ella sugirió México Libre; él propuso Barra Libre. A ver por cuál se deciden.

Miguel Ramírez/Torreón

R: Hay varias propuestas. Leo en redes sociales que también sugieren Torpedo. ¿Será por la velocidad que lleva?

Twiteratti

11 años. Salí al café internet y luego fui a buscar a mi papá. Días después fui hallada asesinada. Lo cuento yo, porque Giselle ya no puede.

Lydiette Carrión @lydicar

R: Ouch, querida Lydiette. Qué duro.

Twitter: @galvanochoa

FaceBook: galvanochoa

Foro: elforomexico.com/encuestas/

Enrique Galván Ochoa
Información La Jornada.

Shortlink: