Discriminación en México crea barreras desproporcionadas para algunos grupos

Cerca de 10 mil personas indígenas estaban encarceladas en 2014, según datos de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

Ciudad de México. En México la discriminación tiene raíces estructurales, lo que ocasiona que diversos grupos de población, como los indígenas, las comunidades afrodescendientes, las mujeres y los adultos mayores enfrenten barreras desproporcionadas para acceder a sus derechos.

En la inauguración del Curso Internacional de Alta Formación, la presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Alexandra Hass, planteó lo anterior y sostuvo que en nuestro país 85 por ciento de los indígenas sufren algún tipo de exclusión (económica, política, social y más).

Por ello, lograr un país incluyente no depende de una sola institución o de un orden de gobierno, esta tarea involucra a todos los sectores, señaló la funcionaria.

Por su parte, la coordinadora de la Cátedra Unesco, Teresa González, expuso que frente a esta problemática no sólo se tiene que analizar y dialogar sobre la agenda antidiscriminato-ria en México, sino aplicar medidas en lo concreto y acciones que permitan avanzar más como país y lograr efectos positivos inmediatos para la ciudadanía.

En el foro, el coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en México, Antonio Molpeceres; y la ex relatora de Naciones Unidas sobre Extrema Pobreza y Derechos Humanos, Magdalena Sepúlveda, coincidieron en que Latinoamérica es la región con mayor desigualdad en el mundo.

Molpeceres indicó que la política tributaria en esta región perpetúa la desigualdad económica, y dijo que México se está convirtiendo en receptor de migrantes y éste será un enorme reto.

También participó el embajador de Uruguay en México, Jorge Alberto Delgado Fernández, quien sostuvo que en materia de igualdad y no discriminación, los gobiernos de América Latina aún tienen grandes desafíos.

Para atacar la segregación, dijo, es fundamental que haya voluntad política de los países de la región, a fin de transitar hacia soluciones concretas frente a la agenda 2030 de Naciones Unidas.

Sepúlveda indicó que a escala mundial se está dando un fenómeno de feminización de la pobreza, ya que hay una mayor proporción de mujeres pobres, lo que se traduce en exclusión y vulnerabilidad para este segmen-to de la población, que es víctima de desigualdad y discriminación.

Información La Jornada.

Shortlink: