“El arte ayuda a reconstruir el tejido social, a renamorarnos de la vida”

a10n1esp-1-2

México. Pedro Kóminik, cabaretero, músico, hombre de teatro, contratenor, artista, celebrará 25 años de carrera este martes 8 de septiembre en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, con una gala en la cual participará la Orquesta Sinfónica Juvenil de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), y en la que presentará su sexto disco, Así, que incluye música de cine.

Si no hay arte, no hay nación, afirmó Pedro en entrevista telefónica. Consideró que su trabajo es una respuesta a que México es un país en guerra, y no sólo en términos de crimen organizado, sino entre facciones del propio aparato de gobierno, situación que lo impulsa a presentar con su concierto y nueva producción discográfica canciones de la década de 1950, de la posguerra, música que se hizo para renamorarte de la vida, para reconstruir el tejido social de las naciones devastadas.

Decisión meditada

Indicó que “venimos en este año cronológico de fenómenos como los 123 (mil desaparecidos de 2007 a la fecha), y el lamentabilísimo caso de los 43 (normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala hace casi un año) entre comillas ‘desaparecidos’”, que lo alentó a alternar en el escenario con jóvenes. Por mi mismo trabajo sé en qué país vivo. El buscar hablar de felicidad y de reconstrucción es una decisión meditada, a partir de saber en dónde estás. Tons, que sea un grupo de jóvenes el que está buscando junto conmigo plantear este discurso en una celebración, me parece fundamental.

Acotó que con su presentación pretende celebrar a mis maestros en distintas disciplinas, al lado de jóvenes talentos de la Sinfónica Juvenil de la UAEM, muchachos van de los 14 a los 24 años, una orquesta tanto de reciente creación como muy joven, junto con el productor musical Salvador Tercero, quien ha grabado a (Armando) Manzanero, a Luis Miguel, a Tania Libertad, al Tri, y Daniel Wong, uno de los artistas más importantes de Latinoamérica con su ensamble de jazz, el Mad Trío.

Indicó que recibe apoyo para su concierto del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, del Instituto Nacional de Bellas Artes, de la Coordinación Nacional de Teatro, de la Secretaría de Cultura del DF y de la UAEM, que agradeció, pues demuestra que hay gente que está dentro del aparato y está tomado decisiones de riesgo, sobre todo porque “yo no pierdo de vista el tipo de artista que soy, desde mi tesitura (de contratenor, de tono femenino), desde mi elección de repertorio; en un país como el nuestro, cantar estas cosas muy entrecomilladas ‘de mujeres’ es visto como un riesgo político, es invitar a las instituciones a abrirse a los jóvenes de manera genuina”.

Adelantó que su concierto y su disco se basan en tres ejes, uno de ellos Sobre el arcoíris creado por Judy Garland en El mago de Oz, cinta que a su ver celebra el poder de decisión. Otro más, “un chachachá maravilloso que es Así, así, que da título al disco”, interpretado originalmente por María Victoria, una gente mexicana, que jamás en la vida agredió, sino al contrario. El tercero es Non, je ne regrette rien (No, no me arrepiento de nada), de Edith Piaf, que tienes que cantar en un momento de vida plena, como resultado de abrazar la parte oscura del ying y del yang de tu vida, y transformarlo en un discurso generoso, en un discurso luminoso.

Huella de cambio

Informó que su nuevo disco el día 9 de septiembre está a la venta en (la cadena de librerías) Gandhi un mes en exclusiva, luego va a la sección World Music en (las tiendas) Mix up, a todas las librerías Educal que tienen todos los museos en el territorio nacional, y mes y medio después a (la tienda virtual de música) iTunes.

Asimismo, anunció que sus planes inmediatos incluyen continuar con su trabajo en cabaret y como docente en artes escénicas, con miras a plantear un discurso de manera responsable y apasionado, para buscar la oportunidad de dejar una huella de cambio en respuesta a que si hace 25 años lo que quería la gente eran sus 15 minutos de fama en la televisión, hoy lo que la gente quiere son seis segundos de un Vine en Internet.

Información y foto La jornada.

Shortlink: