El huachicoleo como enfermedad social

opinión

La tragedia en Tlahuelilpan,Hidalgo, muestra distintas caretas que no ocultan, sino que subrayan los tremendos hechos. Tal vez el principal sea que el estallido en una de las rupturas que dejaron los huachicolerosen el ducto Tuxpan-Tula se rompió gravemente a las cinco de la tarde del vienes pasado derramando, como de una fuente inagotable, miles y miles de litros de gasolina que quedaron en el lugar o en sitios aledaños, y que provocaron más tarde el tremendo estallido que se produjo alrededor de las 7 de la noche del mismo día, causando más de 80 muertes y otra vez más de 70 heridos de gravedad.

Según los datos de los medios, el estallido se produjo cuando se había reunido un millar de personas, familias enteras incluyendo a niños, jóvenes, mujeres y personas de la tercera edad de ambos sexos. Con botes y recipientes de la más variada manufactura, estas personas se lanzaron a rescatar incluso algunos litros del combustibles sin percibir que una chispa, entre aquella multitud, podría causar una terrible tragedia, que fue lo que ocurrió. Lo inevitable se mostró como tal y muchos ingenuos que esperaban incluso una pequeña lotería perdieron la vida y la de algunos próximos, familiares o amigos cercanos.

¿Y no había vigilancia que pudiera impedir la pequeña rapiña y, por tanto, la tragedia? En realidad parece que resultó imposible detener a esa estampida de 800 o mil personas, que llegaron a la(s) fuente(s) de la que brotaba la gasolina, y mucho más, cuando según parece, inicialmente apenas habían llegado al lugar de los hechos unos 20 militares que se vieron desbordados.

El hecho tremendamente impactante dio lugar a un rosario de decisiones que muchas de ellas deben interpretarse como meramente provisionales ante la trágica circunstancia. Mencionemos, entre otros, los siguientes:

Según informa La Jornada(19/1/19), la vigilancia de la Sedena evitó otro sabotaje a las dos de la madrugada del mismo sábado en ese ducto.

El gobierno convocó a 2 mil conductores para manejar nuevas pipas, que tendrán un sueldo de 14 mil 500 pesos quincenales y gozarán de todas las prestaciones de ley, dijo el Presidente, quien agradece además el respaldo a su estrategia antihuachicol. Un avión detectó a las 2:40 de la madrugada que un grupo de personas a bordo de 20 vehículos se aprestaban a picar en otro sitio el mismo ducto.

En Internet se afirma que la insuficiente capacidad de almacenamiento genera desabasto, así como insuficiencia de los principales ductos. El huachicol es una plaga que invadió todo el gobierno. Se quiere comprobar si en Dos Bocas, Tabasco, no hay mercado negro. Vamos hacia la normalidad, insistió AMLO.

Al enfrentar todo el mercado negro, se está vendiendo más combustible. Ya no pueden robarse lo que robaban, ahora Pemex está facturando más”, agregó.

Según el inventario en Azcapotzalco, no está resuelto el problema, admite la jefa de Gobierno capitalina; destaca, no obstante, la reducción en los tiempos de espera. El abasto de combustible avanza hacia la normalidad, dice el Presidente. La oposición en Senado califica de ineptitud a los titulares de Pemex y Sener: Se esconden, no dan la cara, señaló Miguel Ángel Osorio Chong. Tienen que prepararse para responder, exigimos respuestas. El desabasto de combustible es transitorio, asegura AMLO. Piensan que nos van a echar para atrás. Se equivocan, soy muy perseverante, muy terco. Dije, se acaba la corrupción, ¡se acaba la corrupción!

Con otras implicaciones de la mayor importancia: se corrige el criterio de todos los que opinábamos que absolutamente la idea del Ejército debía quedar fuera de toda vigilancia social, habiéndose corregido, me parece, incluso el criterio inicial de López Obrador. Su idea actual, de combinar los mandos civiles y los militares en la Guardia Nacional parece más que nunca una necesidad, algo imprescindible para asegurar la paz social.

En el caso de Tlahuelilpan parece que estuvieron reunidos en una escuela preparatoria, cerca de donde ocurrió la tragadia, los mandos militares y los civiles. Me parece que el resultado, dada la dimensión de la tragedia, resultó satisfactoria. La disposición oportuna de los helicópteros y su relevo adecuado en varios puntos cercanos a Ciudad de México, hicieron posible una hospitalización rápida, cuyos beneficios se verán en la recuperación más eficaz de los heridos en condición de mejorarse.

Me parece que esa colaboración entre mandos civiles y militares resultó ejemplar y debiera repetirse siempre que sea posible. Con una salvedad que apuntaría: en caso de que se trate de alguna medida que pueda afectar seria y directamente a la población civil, la decisión última debiera estar siempre en manos del jefe del Ejecutivo, decía, para tomar la decisión definitiva. Sin embargo, pensamos también que el intercambio de argumentos razonables es siempre la mejor manera de llevar la conducción política por los caminos más aceptables y equilibrados, para la sociedad entera.

La semana pasada se transitó al borde del abismo. Ojalá sea la última vez.

Víctor Flores Olea
Información La Jornada.

Shortlink: