En universidades, gran brecha salarial

  • Funcionarios públicos perciben hasta 25.5 veces más que los docentes

4-consejounam

El plan de austeridad de Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo, que incluye la reducción de salarios a los altos funcionarios públicos, no aborda uno de los problemas de inequidad que hay en las universidades e instituciones de educación superior públicas: las brechas salariales que hay entre funcionarios y docentes.

En el Instituto Politécnico Nacional (IPN) el director general recibe al mes, entre salarios y prestaciones, 263 mil pesos antes de impuestos, 25.5 veces más que un técnico docente, que tiene percepciones por 10 mil 347, de acuerdo con el Manual de percepciones de los servidores públicos de las dependencias y entidades de la administración pública federal. Según el portal de transparencia del Politécnico, cabe señalar, las percepciones de su director general son de 191 mil pesos, a los que se le sumarían prestaciones.

Un informe del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) indica que de las 200 mil 3 plazas de la Secretaría de Educación Pública, la mayoría no depende del Poder Ejecutivo, sino que está en órganos desconcentrados o entidades paraestatales, como las universidades.

Las diferencias salariales entre funcionarios y docentes pueden llegar a ser, en otras universidades, casi tan grandes como en el IPN, donde son mayores. En la Universidad Nacional Autóno-ma de México (UNAM) un director de facultad percibe 107 mil 951 pesos al mes, 21.7 veces más que el docente de menores ingresos, un ayudante de asignatura, que recibe una percepción de 4 mil 963 pesos. En la máxima casa de estudios, el salario promedio es de 27 mil 058 pesos.

En el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), del IPN, el director gana 19.7 veces más que el docente con menores percepciones, 211 mil 297 pesos frente a 10 mil 745, respectivamente. El salario promedio es de 41 mil 695 pesos.

En el Colegio de México (Colmex) la diferencia es 18.8 veces entre el funcionario mejor pagado y el docente con el escalafón más bajo, 160 mil 994 pesos y 8 mil 555 pesos, respectivamente. Las percepciones medias son de 20 mil 041 pesos.

En el Tecnológico Nacional de México es de 16.9 veces. Con 212 mil 499 pesos el que más percibe y 12 mil 543 el que menos; en la Universidad Pedagógica Nacional es de 10.6 veces, con 169 mil 968 frente a 16 mil 66.

La brecha es más cerrada en algunas instituciones. En la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el rector general gana nueve veces (98 mil 047 pesos) más que el docente que percibe menos (10 mil 917 pesos). En la Universidad Antonio Narro la diferencia es de seis veces el tamaño de las percepciones entre el funcionario que más recibe y el docente que menos, el primero gana 61 mil 102, el segundo 10 mil 112.

Entre los directivos universitarios también hay diferencias salariales sustanciales. Según información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el rector general de la UAM tienen una percepción mensual de 98 mil 47 pesos, la presidenta de El Colegio de México, 160 mil 994 pesos, y el rector de la UNAM, 177 mil 895 antes de impuestos –según el portal de Transparencia de la Universidad–, por citar algunos ejemplos.

Actualmente la nómina de este ámbito tiene una estructura salarial altamente fragmentada y hay una mínima redistribución en el sector educativo.

De acuerdo con el CIEP, la revisión de la nómina en las universidades, entre otros organismos centralizados y descentralizados del gobierno federal, es indispensable para poder identificar oportunidades viables de racionalización y reorganización de los recursos públicos destinados a la gestión de la educación.

Con información de: La Jornada.

Shortlink: