Fallece el poeta Hugo Gutiérrez Vega

foto_3_hugo_gutierrez_vega_alr_8239b

México. El poeta, diplomático y académico Hugo Gutiérrez Vega (Guadalajara, Jalisco, 11 de febrero, 1934), falleció este viernes 25 de septiembre en la Ciudad de México, a la edad de 81 años.
Además de traductor, diplomático y difusor cultural, fue miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y creador Émerito del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fonca.
Uno de los ejes de su vida fue la poesía que lo iluminó desde muy joven, solía señalar: “La poesía es música, aún la prosa poética aparentemente más árida es canto. Es difícil entender cómo las personas pueden vivir sin poesía, ya que la considero un artículo de primera necesidad, que ilumina y ayuda no sólo a vivir, sino también a morir”.
El periodista fue galardonado con el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2013 en el campo de lingüística y literatura, por su trayectoria lúcida y sensible en la poesía, el ensayo y la expresión oral. Fue doctor en derecho por la Universidad Autónoma de Querétaro, director de la Casa del Lago, así como actor y director de teatro egresado del Actors Studio de Nueva York, asimismo, se desempeñó en importantes cargos en distintas instituciones universitarias y organismos dedicados a la difusión cultural.
Desde muy pequeño le interesaron aspectos relacionados con la literatura, el teatro, los viajes. “Era un chiquillo bastante imaginativo porque era un chiquillo solitario. Mi madre murió cuando yo tenía tres años y me fui a vivir con mi abuela. Soy como dicen en Jalisco criado de abuela, en la compañía amable, cariñosa, y un poco irónica de la abuela, pero en la soledad, una soledad que llenaba leyendo cuentos de hadas, libros de viajes, 30 o 40 libros que contenían todo.
“Entonces pensé que me interesaba todo y me pregunté cómo le iba a hacer si me interesaba todo. Pues bueno, voy a ser aprendiz de todo y maestro de nada, de esa manera he picado por aquí, por allá y he hecho un poco de la poesía, un poco de teatro, un poco de literatura, un poco de periodismo, con la diplomacia, y no soy maestro de nada. Sigo siendo aprendiz y lo seguiré siendo hasta que me vaya”.
El premio Nacional de Poesía Aguascalientes (1975) puso en primer lugar de sus profesiones a la poesía, después al periodismo y al teatro (juntos los dos), seguidos por la diplomacia desenvolviéndose como miembro del servicio exterior mexicano, representando durante treinta y tres años a México como agregado cultural y cónsul general en países como Estados Unidos, España, Italia, Brasil, Rumania, Líbano, Chipre, Moldova y Puerto Rico; y como embajador de México ante Grecia (1987-1994).
Respecto al derecho se decía un enamorado, porque es una de las cosas más bellas del mundo por ello le daba coraje “verlo tan torcido, tan corrupto y tan contaminado”.

A sus 80 años, su trabajo fundamental fue el periodístico en el suplemento La Jornada Semanal, asistir a las sesiones de la Academia Mexicana de la Lengua a cumplir sus obligaciones de académico, y de vez en cuando ir a Guadalajara a la cátedra que lleva su nombre.
Para Hugo Gutiérrez Vega la poesía es un trabajo de condensación que exige una capacidad emocional y de reflexión un poco mayor. “Parte de los editores se han dedicado a la novela que es de lectura más fácil; Octavio Paz tenía razón cuando decía que la poesía en la actualidad es un acto en la catacumba, pero hay excepciones”.
A Hugo Gutiérrez Vega la poesía le permitió tomar el pulso de su vida, e indicó que sus libros son testigos de las distintas etapas de su vida; pues en cada país en los que vivió escribió alguna obra: un libro en Roma, dos en Londres, uno en Washington, uno en Brasil, varios en España, Grecia, y México.
Gutiérrez Vega no podía pasar un día sin ver una película, gustaba de escuchar música barroca, jazz, boleros, blues y disfrutaba mucho del comer.
Con 81 años de edad se mantuvo activo con la realización de su artículo Bazar de Asombros para el suplemento de La Jornada.

Información Arcadia Comunicaciones.

Shortlink: