Familia muere por choque entre Semar y presuntos sicarios

La entrada a Nuevo Laredo, Tamaulipas. Foto tomada de la cuenta de “Twitter” @raul_zl09

La entrada a Nuevo Laredo, Tamaulipas. Foto tomada de la cuenta de “Twitter” @raul_zl09

Durante el enfrentamiento del domingo entre elementos de la Marina y presuntos sicarios pertenecientes a un grupo de la delincuencia organizada en Nuevo Laredo, Tamaulipas, murió acribillada una familia que se encontraba al interior de un vehículo.

Fuentes del gabinete de Seguridad confirmaron a La Jornada dicha información, lo cual quedó asentado dentro de las investigaciones que realizan las autoridades federales.

Las víctimas son Nellely Aidé Ruiz de 28 años quien se encontraba junto con su esposo, Efraín Rojas de 25 años y sus dos hijas de 4 y 5 años de edad, quienes fallecieron luego de que su automóvil fue rafagueado la madrugada del domingo.

El enfrentamiento se originó luego de que hombres armados emboscaron en tres ocasiones a distintos grupos de marinos. La Semar confirmó en un comunicado que ello originó una movilización con el uso de helicóptero y dejó un saldo final de un elemento naval sin vida y cuatro de los atacantes abatidos, así como otros 12 elementos heridos. Sin embargo, no hizo mención a la muerte de civiles.

Tras ello, la Procuraduría General de la República (PGR) inició una carpeta de investigación por el marino fallecido y las armas de uso exclusivo del Ejército que fueron incautadas. En dicha indagatoria se tomó nota y confirmó la muerte de civiles, sin establecer quien sería el probable responsable.

De acuerdo a los primeros indicios, la familia Rojas Ruiz fue localizada al interior de un vehículo Buick color azul con múltiples impactos de arma calibre .223 la cual, de acuerdo a fuentes federales, no son usadas por la Marina. También señalaron que una de las armas incautadas a los atacantes corresponde a dicho calibre.

Sin embargo, en redes sociales y medios locales circula un video en el que la hermana y el padre de Nellely relatan otra versión.

En el video los familiares de las víctimas señalan que elementos de la Marina les confirmaron que fueron ellos quienes dispararon y “les tiraron desde el helicóptero, y cuando ellos admitieron que estaban muertos nos dijeron: nos equivocamos, era una familia. Nos dijeron que mandarían una ambulancia y se fueron pero nunca llegó la ayuda”.

Además, señalaron que tanto las dos menores de edad, como su madre, murieron al instante recibir los impactos, mientras que Efraín Rojas aún se encontraba con vida, pero al no recibir atención médica a tiempo murió posteriormente.

La familia fallecida había acudido a la casa del padre de la mujer, relataron los familiares. Tras ello se trasladaban de la colonia Roma a la calle Manuel Adame Garza en la colonia El Nuevo Progreso, donde se encuentra su casa.

Las indagatorias señalan que perdieron la vida alrededor de las 2:30 horas del domingo, cuando había fuego cruzado.

Fuente: La Jornada.

Shortlink: