Florencia conmemora a Da Vinci en el 500 aniversario luctuoso del ‘‘genio de los genios’’

da vinci

Florencia. Con la exposición de uno de los manuscritos más famosos de Leonardo da Vinci, el Código Leicester, la ciudad italiana de Florencia inauguró ayer las conmemoraciones por el 500 aniversario de la muerte del genio del Renacimiento, ocurrida en Francia en 1519.

Como un homenaje a uno de los artistas más talentosos de la historia, del que se puede admirar su capacidad para combinar arte con ciencia, belleza con mecánica, naturaleza con proporciones, la prestigiosa Galería de los Oficios florentina obtuvo en préstamo el Códex Leicester del magnate estadunidense Bill Gates, propietario del manuscrito desde 1994.

‘‘No podemos decir si Bill Gates visitará la exposición’’, apuntó Eike Schmidt, director del recinto, tras agradecer el préstamo concedido por el fundador de Microsoft.

Escrito al revés con la ayuda de un espejo en el que Da Vinci recopiló buena parte de sus conocimientos científicos, el libro contiene 72 páginas con unas 360 ilustraciones y dibujos.

Elaborado entre 1506 y 1508 en Florencia y Milán, el manuscrito llegó la semana pasada en un embalaje especial dentro de una caja y escoltado desde Estados Unidos para la inauguración de la exposición El Código Leicester de Leonardo da Vinci: el agua, microscopio de la naturaleza.

El mítico documento es el único de los grandes códigos de Leonardo que no son propiedad del Estado y fue adquirido en una subasta por Gates a su anterior propietario, Armand Hammer, por unos 30 millones de dólares (unos 26 millones de euros), convirtiéndose en el libro o documento más caro del mundo.

La última vez que ese código de Leonardo fue exhibido en Italia fue en Venecia en 1995 durante la exposición dedicada al maestro italiano.

El Codescope, innovación multimedia

Para entender el excepcional texto, ha sido instalado en la nueva sala Magliabechiana de los Oficios un ultramoderno sistema multimedia a través del cual se pueden consultar las 36 hojas de papel, escritas por ambas caras con la característica escritura de espejo que empleaba Leonardo da Vinci y conservadas en vitrinas ultramodernas que mantienen constantes la temperatura y la humedad.

Gracias al innovador Codescope, una suerte de pantalla moderna, se puede ‘‘navegar’’ dentro del código y sobre todo en la sabia mentalidad del maestro toscano.

‘‘El Código Leicester representa todo el pensamiento de Leonardo. Cuando es pintor es científico y cuando es científico es pintor también. No se trata de dos culturas diferentes. Se trata de un modelo para nuestros días en plena era digital’’, explicó Schmidt.

La sabiduría del gran maestro, quien fue arquitecto, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista, está plasmada en sus ideas originales y sus consejos, escritos a mano por el propio Leonardo y en italiano, en las que mezcla observaciones y teorías.

Entre los muchos argumentos tratados, aborda el movimiento del agua, el flujo de los ríos, da recomendaciones a la hora de construir puentes para evitar la erosión y explica la existencia de fósiles marítimos en las cimas de las montañas.

Presenta también diseños de ingeniería para los buzos y submarinos e incluso explica la luminosidad de la Luna y por qué el cielo es azul. También revisa la teoría del diluvio universal y enuncia un catálogo de la variedad infinita del movimiento del agua.

‘‘Ha sido un verdadero desafío. Es un texto muy complejo para su divulgación (…) Había que aislar los temas esenciales: agua, tierra y movimiento y luego con la ayuda de los sistemas multimedia, la gráfica e imágenes lograr que hable al público que no es especializado’’, explicó Paolo Galluzzi, director del Museo Galileo de Florencia y experto en ‘‘el genio de los genios’’.

Información La Jornada.

Shortlink: