Fuerzas armadas: viraje sensato

batallon-infanteria-teloluapan-

En el contexto de la inauguración del 41 Batallón de Infantería en Teloloapan, Guerrero, el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos Zepeda, respondió ayer, a una pregunta expresa, que legalizar la siembra de amapola para usos médicos podría ofrecer una salida al problema de la violencia y, al mismo tiempo, mantener la fuente de ingresos de miles de campesinos que dependen de este cultivo.

Debe recordarse que la amapola tiene un enorme valor comercial porque de su resina se extrae la morfina, poderoso analgésico de amplio uso en la industria farmacéutica, pero también constituye un provechoso activo para el crimen organizado por sus derivados como el opio y la heroína.

La declaración del general secretario tiene una importancia y un significado especial en Guerrero, entidad que se convirtió en el mayor productor de goma de opio del continente y que situó a México como el tercer mayor productor a escala mundial.

En buena parte a causa de las luchas entre facciones del crimen por controlar los puntos de siembra y las rutas de trasiego del enervante, desde años atrás Guerrero se encuentra inmerso en una espiral de violencia que ha resultado en la pérdida de miles de vidas, la zozobra constante en que viven los pobladores y el cierre de incontables fuentes de trabajo legales, obligadas a retirarse por ser víctimas de extorsión y amenazas.

Si bien resulta sorpresivo por venir de uno de los principales encargados de ejecutar la vigente estrategia del uso de la fuerza como principal recurso en el combate a las drogas, el anuncio del titular de la Sedena está en línea con la tendencia mundial que busca un nuevo paradigma en el manejo de esta problemática, con la finalidad de transitar desde el obsoleto abordaje de la seguridad hacia otro enfocado en la salud pública.

Este viraje en la postura mantenida hasta ahora por las autoridades federales también está en consonancia con las declaraciones de la futura secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien desde mayo de este año ha insistido en la necesidad de debatir la legalización completa de la mariguana y la siembra de amapola con fines farmacéuticos como parte de una serie de medidas que permitan abatir los índices de violencia.

Sin duda, corresponde saludar el gesto del general Cienfuegos en tanto abona a la apertura del necesario debate público en un tema que desde hace décadas ha estado monopolizado por el discurso de las armas. Por último, cabe esperar que la declaración sea indicativa de las jerarquías castrenses –Ejército y la Fuerza Aérea bajo el mando del general, pero también de la Armada– habrán de seguir ante las propuestas para sacar el problema de la producción, distribución y consumo de estupefacientes de las órbitas criminal y persecutoria.

Información La Jornada.

Shortlink: