Funcionarios contradicen a Trump y niegan planes de invadir Venezuela

Miles de caraqueños buscaron ayer cómo transportarse al fallar el servicio del Metro por el apagón que afectó a 23 estados venezolanos, en lo que el presidente Nicolás Maduro calificó de “guerra eléctrica dirigida por el imperialismo estadunidense”.

Miles de caraqueños buscaron ayer cómo transportarse al fallar el servicio del Metro por el apagón que afectó a 23 estados venezolanos, en lo que el presidente Nicolás Maduro calificó de “guerra eléctrica dirigida por el imperialismo estadunidense”.

Washington. Estados Unidos no tiene planes de invadir Venezuela, afirmaron este jueves en el Congreso Elliott Abrams, enviado especial para el país sudamericano, y Mark Green, director de la Agencia Estadunidense para el Desarrollo Internacional (Usaid), pese a las amenazas del presidente Donald Trump de utilizar todas las opciones, incluida la militar, para deponer a Nicolás Maduro.

En este contexto, el gobierno bolivariano denunció un nuevo sabotaje al sistema eléctrico nacional, que dejó a oscuras al menos 23 de los 24 estados de Venezuela, incluida Caracas.

Abrams y Green coincidieron ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado en que la administración Trump promueve una transición pacífica en Venezuela e insistieron en que recibieron instrucciones de trabajar únicamente esa estrategia.

Abrams especificó que el gobierno se concentra en aplicar presiones económicas y diplomáticas sobre Maduro mediante sanciones. Dijo que es inminente la puesta en marcha de más medidas coercitivas e incluso los bancos extranjeros podrían ser penalizados.

Ya hemos sancionado a varias instituciones y vamos por más. Estamos considerando otras instituciones que no voy a nombrar porque no quiero alertarlas, indicó. Añadió que se reunió con el embajador ruso en Washington, Anatoly Antónov, para discutir la crisis venezolana.

Green, en su turno, comentó: creo que los días de Maduro están contados, y confirmó que la Usaid envió a Colombia un nuevo cargamento de ayuda humanitaria para Venezuela, pese a que el 23 febrero pasado el líder opositor, Juan Guaidó, autoproclamado presidente encargado, fracasó en ingresarla a través de la frontera entre ambos países.

En tanto, Bloomberg reportó en su portal que unos 200 soldados venezolanos desertores, dirigidos por el general retirado Cliver Alcalá, estaban dispuestos a abrirle paso con armamento a los convoyes que llevaban la asistencia que Guaidó pretendía ingresar, pero el gobierno colombiano los frenó para evitar un baño de sangre.

Según Bloomberg, la operación se realizaría por un puente, pero no especificó cuál, pues Las Tienditas, el Simón Bolívar, el Francisco de Paula Santander y el de La Unión están bloqueados por órdenes de Maduro. En los cuatro cruces hubo enfrentamientos entre militares venezolanos y opositores el día que se intentó ingresar la asistencia, lo que dejó varios lesionados.

Bloomberg, que cita a funcionarios estadunidenses y latinoamericanos, así como a exiliados venezolanos, detalla que Alcalá reconoció el plan para acompañar la ayuda a través de la frontera y dijo que entendía por qué los colombianos querían evitar problemas. Añadió que Guaidó pretendía viajar a varios países de Europa después de su periplo por naciones sudamericanas aliadas de Washington, pero que los enviados estadunidenses le recomendaron volver para que no perdiera fuerza.

Maduro tuiteó: Ante las agresiones imperiales, ratifico frente a cualquier circunstancia: nervios de acero, calma y cordura, plena conciencia y movilización permanente. ¡Seguiremos Venciendo!

En este contexto, un apagón mantuvo este jueves a oscuras a la capital y 23 estados de Venezuela, tras sufrir un ataque contra la principal represa de generación de energía eléctrica del país, ubicada en el municipio de Guri, en el estado de Bolívar.

En Caracas el apagón provocó afectaciones en vialidades y la suspensión del servicio de transporte plúblico Metro. De acuerdo con reportes de la prensa local, el apagón afectó a los estados de Zulia, Táchira, Mérida y Lara, en el oeste; Miranda, Vargas, Aragua y Carabobo, en el centro-norte; Monagas y Anzoátegui, en el este, y Cojedes, en el centro.

Al cierre de esta edición Jorge Rodríguez, vicepresidente sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura, informó que el servicio se restableció en la zona oriental del país.

Al respecto, Maduro comentó en Twitter: La guerra eléctrica anunciada y dirigida por el imperialismo estadunidense contra nuestro pueblo será derrotada. Nada ni nadie podrá vencer al pueblo de Bolívar y Chávez. ¡Máxima unidad de los patriotas!

En otro orden, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, condenó la expulsión del embajador alemán Daniel Kriener de Venezuela, a quien le dieron 48 horas para salir del país por participar en acciones injerencistas.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, replicó en varios tuits que la declaración de persona no grata contra Kriener está apegada a la Convención de Viena; criticó a la UE por su errático servicio de asesoría jurídica y reclamó al bloque que reconsidere sus posturas de permanente interferencia en los asuntos internos del país.

Por la tarde, Maduro designó a Adán Chávez (hermano del fallecido Hugo Chávez) embajador en Cuba. Esta designación se realiza cuatro meses después de la muerte del representante diplomático en la isla, Alí Rodríguez Araque, a los 81 años.

Información La Jornada.

Shortlink: