Grupo de Contacto aboga por celebrar elecciones en Venezuela

venezuela

Elliott Abrams, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, criticó ayer la reunión convocada por México y Uruguay sobre Venezuela y llamó a reonocer la presidencia interina de Juan Guaidó.

Con un llamado a elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles, de acuerdo con la Constitución venezolana, así como abogar por una solución pacífica excluyendo el uso de la fuerza, finalizó este jueves en Montevideo la primera reunión del Grupo de Contacto Internacional (GCI) sobre Venezuela, en la que participaron 14 países europeos y americanos.

El llamado a elecciones fue firmado por Uruguay, la Unión Europea, Costa Rica, Ecuador, España, Italia, Portugal, Suecia, Alemania, Francia, Países Bajos y Reino Unido.

México, Bolivia y los estados miembros de la Comunidad del Caribe (Caricom) no la suscribieron.

La postura de Uruguay, anfitrión e impulsor del grupo de contacto, representó un giro de 180 grados, pues hasta ahora no había pedido elecciones, sino sólo diálogo entre las partes.

Desde Washington, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, criticó la cumbre convocada a iniciativa de Uruguay y México: No estamos interesados en unirnos al Grupo de Contacto, dijo, y llamó a la comunidad internacional a reconocer al titular de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, quien se proclamó presidente encargado.

En la ruta internacional para buscar soluciones por la vía pacífica a la crisis de Venezuela, los países del Mecanismo de Montevideo –del que México forma parte– y del GCI, trabajarán de forma paralela, pues sus objetivos se mantuvieron distintos. Mientras el primero plantea diálogo no condicionado; el segundo reitera su apoyo a celebrar elecciones.

Desde la Torre Ejecutiva, donde despacha el presidente de Uruguay, los integrantes del GCI sostuvieron su primer reunión. Aunque el gobierno mexicano no forma parte de la iniciativa, el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, acudió al encuentro.

Al término de la reunión, los países del GCI acordaron promover conversaciones que puedan conducir a la celebración de un nuevo proceso electoral libre y en el menor tiempo posible en el país sudamericano.

Asimismo, convinieron negociar para que se permita la entrega urgente de asistencia, de acuerdo con los principios internacionales de ayuda humanitaria.

En tanto, en este espacio de trabajo también se presentó el Mecanismo de Montevideo, un instrumento impulsado y aprobado el miércoles por México, Uruguay y los países la Caricom, cuyo eje central es el diálogo sin condicionamientos entre las partes y está puesto a disposición de los actores venezolanos como una alternativa pacífica y democrática.

En rueda de prensa, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini puntualizó que ambas iniciativas “no son incompatibles una con la otra. Hemos discutido maneras en las que las dos pueden converger hacia el objetivo de alcanzar un resultado democrático y pacífico de esta crisis. Sin embargo, la composición, el objetivo y la vida –por decir– de estas dos iniciativas, son diferentes”.

Subrayó que el mandato del CGI durará 90 días, a menos que haya progresos suficientes para extenderlo y aclaró que no se trata de un plazo para elecciones en la nación petrolera.

En conferencia de prensa al terminar la reunión, Ebrard indicó que la principal diferencia con la postura de la UE es que en el Mecanismo de Montevideo no se fijaron condicionamientos de comunicación entre las partes, es decir, no hemos fijado de antemano los resultados de la negociación ni hay condicionamiento para ninguna de las partes. Pensamos que vale la pena hacerlo por la urgencia.

Expresó que la reunión fue productiva y útil, pues permitió determinar las posturas políticas distintas. Agregó que la mayor parte de los países de Europa que asistieron reconocen a Guaidó como presidente interino de Venezuela y México no lo ha hecho así.

El canciller de Bolivia, Diego Pary, explicó que su gobierno no firmó por no compartir varios puntos de la declaración final, principalmente en el llamado a elecciones por considerar que es un tema privativo de los venezolanos. Agregó que pidió el cese de sanciones contra Caracas.

Al inaugurar la reunión, el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, expresó que los problemas de la democracia se resuelven con diálogo y paz. La mayor disyuntiva que tiene planteada Venezuela es la paz o la guerra, por eso nuestro insistente llamado a la serenidad a las partes involucradas, y a la prudencia a la comunidad internacional.

Sin precisar fecha y lugar, la declaración final adelanta que el Grupo de Contacto Internacional por Venezuela se volverá a reunir a principios de marzo para evaluar el desarrollo de la crisis en la nación sudamericana.

Información La Jornada.

Shortlink: