Guerrero: se despliegan comunitarios en tres municipios disputados por cárteles

Cerca de 3 mil elementos de policías comunitarias se reunieron la noche del sábado en Tlacotepec, cabecera del municipio de Heliodoro Castillo, Guerrero, para incursionar en el corredor que llega al poblado Filo de Caballos, vía que disputan grupos criminales para tener acceso a Chilpancingo. Según la Secretaría de Seguridad Pública del estado, el domingo hubo varios enfrentamientos en esta zona de la Sierra Madre del Sur, a unos 80 kilómetros de la capital.

Cerca de 3 mil elementos de policías comunitarias se reunieron la noche del sábado en Tlacotepec, cabecera del municipio de Heliodoro Castillo, Guerrero, para incursionar en el corredor que llega al poblado Filo de Caballos, vía que disputan grupos criminales para tener acceso a Chilpancingo. Según la Secretaría de Seguridad Pública del estado, el domingo hubo varios enfrentamientos en esta zona de la Sierra Madre del Sur, a unos 80 kilómetros de la capital.

Chilpancingo, Gro., Cientos de integrantes del Frente de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FPEG) incursionaron ayer por la mañana en las comunidades Los Morros, El Mirabal, La Laguna y El Naranjo, en los municipios de Leonardo Bravo, Eduardo Neri y Heliodoro Castillo, en la Sierra Madre del Sur, a unos 80 kilómetros de la capital del estado.

Desde hace casi cinco años grupos criminales disputan territorios en esas tres demarcaciones, donde se cultiva amapola y mariguana, lo que ha provocado confrontaciones en decenas de comunidades.

La noche del sábado trascendió que elementos de distintas policías comunitarias aglutinadas en el FPEG, que ayer sumaban 3 mil efectivos, se concentraron en Tlacotepec, cabecera del municipio de Heliodoro Castillo. Esos contingentes pertenecen a las policías comunitarias de Tlacotepec, Teloloaopan, Cocula, Cuetzala y Eduardo Neri, así como al Movimiento Apaxtlense Adrián Castrejón.

En un comunicado, la FPEG afirmó que los comunitarios incursionaron ayer a las siete de la mañana en el corredor que va de Casa Verde, en la carretera federal Chilpancingo-Iguala, a Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo, para encargarse de la seguridad y garantizar el libre tránsito.

Agregó que los pueblos de las 280 comunidades del municipio de Heliodoro Castillo no han reabierto la circulación por el llamado corredor de la muerte, donde se han cometido un sinnúmero de robos, violaciones, asesinatos y desapariciones forzadas, y que ya ocuparon el poblado de El Naranjo.

El vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, informó que policías estatales que patrullaban Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo, fue ron atacados pero no hubo heridos.

Agregó que personal del 50 Batallón de Infantería del Ejército, policías del estado y agentes de la Policía Rural Estatal acudieron en auxilio de la población.

Precisó que a las 13:50 horas policías estatales reportaron que en la calle principal de Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo, los agentes fueron agredidos por civiles armados y respondieron el ataque.

Por la tarde, el gobierno estatal confirmó en un boletín la llegada de los policías comunitarios e indicó que pretenden garantizar el libre tránsito, pues profesores, médicos y pobladores en general no han podido realizar sus actividades por falta de transporte.

El frente de policías comunitarias aseguró que reinstalará a los pobladores de la comunidad de Corralitos expulsados por el grupo criminal autodenominado Cártel del Sur, que opera en Filo de Caballos, Chichihualco y Chilpancingo.

Leonardo Bravo, Eduardo Neri y Heliodoro Castillo están entre los principales productores de amapola y mariguana, y en ellos actúan los grupos criminales Cártel de la Sierra, Grupo Tlacotepec, Guerreros UnidosLos Tequileros, que se disputan el territorio, así como la siembra y el trasiego de drogas.

Información La Jornada.

Shortlink: