Incorporan al patrimonio inmaterial de la humanidad siete manifestaciones culturales

patrimonio campo

Port Louis. Mauricio. Siete manifestaciones culturales fueron incorporadas hoy por la Unesco a la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, que necesita urgentemente protección.

La decisión fue tomada durante el congreso de la organización de las Naciones Unidas que tiene lugar esta semana en Mauricio. Con esta lista de patrimonio inmaterial amenazado la Unesco quiere llamar la atención sobre ritos y conocimientos en peligro de extinción.

Se trata del teatro de sombras sirio, los ritos de iniciación masculina de los masai en Kenia, una tradicional práctica meteorológica y astronómica de Pakistán, una danza grupal de Azerbaiyán, los conocimientos y capacidades de los controladores de agua en Argelia, un ritual de Camboya y un teatro de marionetas de Egipto. El congreso de la Unesco en Port Louis, capital de Mauricio, concluirá el sábado.

También las Parrandas de Remedios de Cuba, el chamamé argentino o las tamboradas de España podrían pasar a formar parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Hasta la fecha, 470 tradiciones de la danza, el teatro, la música, los relatos orales, las ciencias naturales y la artesanía han sido designadas en esta clasificación. Por ejemplo, el tango de Argentina y Uruguay y la medicina tradicional china.

Las Parrandas de Cuba, que se celebran en la región central de la isla. La jefa de la delegación cubana declaró que estas fiestas populares promueven la identidad cultural de los pueblos de la región central del país.

Se celebran en 18 municipios del centro. Su origen se remonta a 1820, cuando un sacerdote convocó a un grupo de niños para hacer tanto ruido como pudieran para atraer a las misas de Aguinaldo a los pobladores que preferían quedarse en sus casas en las frías madrugadas de finales de año en la isla de Remedios.

La Unesco inscribió también otras manifestaciones como el arte de construir muros en piedra seca, tradicional en zonas rurales de ocho países europeos como España y Francia, así como la lucha tradicional coreana ssirum/ssireum.

La lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad reúne 399 tradiciones y conocimientos protegidos por el organismo de la ONU y 52 elementos más cuya supervivencia se considera amenazada, a la cual se suman las candidaturas evaluadas.

Otra de las reconocidas fue la técnica de perfumería de la ciudad francesa de Grasse, cuna mundial del perfume. Las competencias técnicas en materia de perfumes abarcan tres ámbitos diferentes: el cultivo de plantas para perfumería; el conocimiento y la transformación de las esencias naturales; y el arte de elaborar perfumes, precisó el organismo en un comunicado.

Grasse, en el sureste francés, comenzó a practicar la perfumería desde el siglo XVI en torno a sus curtidurías que requerían materias primas aromáticas para preparar pieles y guantes de perfume.

También fue reconocido el baño medicinal Lum del Sowa Rigpa”, que incluye el conocimiento y prácticas referentes a la vida, la salud y la prevención y tratamiento de enfermedades entre los tibetanos en China.

Información La Jornada.

Shortlink: