Indignación en Argentina por discurso de Macri que habla de un país “ideal”

Partidos opositores, ONG y desocupados se unieron a la la manifestación convocada por centrales obreras. Hugo Moyano, dirigente del Sindicato de Camioneros, sostuvo que la marcha se convocó "para decirle al presidente Mauricio Macri que no siga impulsando políticas que hambrean a la parte más sensible de la sociedad".

Partidos opositores, ONG y desocupados se unieron a la la manifestación convocada por centrales obreras. Hugo Moyano, dirigente del Sindicato de Camioneros, sostuvo que la marcha se convocó “para decirle al presidente Mauricio Macri que no siga impulsando políticas que hambrean a la parte más sensible de la sociedad”.

Buenos Aires. Dirigentes sindicales y sociales expresaron su indignación y rechazo al mensaje del presidente Mauricio Macri, quien habló este jueves de una situación casi idealque no existe en Argentina, mintiendo en los mismos términos en que lo hizo en la campaña electoral, mientras las cifras oficiales indican que la pobreza aumentó a más de 27 por ciento, la indigencia creció en 5 por ciento y 12 millones de familias están en la pobreza, en momentos en que unas 60 mil personas se quedaron sin empleo en el rubro industrial en los pasados dos meses y una cifra similar en otros sectores.

Esto ocurre en un ambiente muy caldeado por el hecho de que fue Christine Lagarde, titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), quien anunció el acuerdo con este país el pasado miércoles, con una bandera argentina detrás como si fuera un anuncio de quien gobierna Argentina, mientras el dólar volvió a dispararse después de un ligero retroceso, ubicándose en un momento en 41 pesos por dólar para cerrar en 40.60, y se conocen las imposiciones a que obliga este nuevo compromiso con el FMI, que significan más ajustes en una situación de crisis, que para algunos medios del exterior indican el colapso total y un estallido social.

Macri hablaba de las bondades de su gobierno cuando se conoció que el Ejecutivo apeló del fallo por medio del cual la juez federal Adriana Cammarata le ordenaba restituir todas las pensiones dadas de baja a personas con discapacidad que en 2017 dejaron en la exclusión total a 170 mil discapacitados. Además, por resolución de la Agencia Nacional de Discapacidad publicada en el Boletín Oficial, se establece que todo aquel que haya sido notificado de una baja en su pensión, se presente en el lapso de 10 días en la Administración Nacional de Servicios Sociales (Anses), porque supuestamente tiene que llenar una cantidad de nuevos requisitos y si se considera que no los cumple serán dado defintivamente de baja.

Los defensores de discapacitados consideran que los requisitos que se plantean están pensados para restringir la entrega de pensiones y además son anticonstitucionales, ya que se basan en un decreto de 1997 sin que se cumpla con la Convención por los Derechos de las Personas con Discapacidad, que Argentina suscribió en 2008. Esto sirvió asimismo para dejar sin pensiones a 170 mil personas y también a muchos niños discapacitados.

Los organismos de derechos humanos, a su vez, consideran que es una grave violación a éstos, entre otras que se demandan al gobierno macrista, como la persecución política, utilizando a una justicia totalmente dependiente de esta administración, los presos políticos, las víctimas de represión, entre ellas varios jóvenes, la irracional persecución a la comunidad mapuche y de otras etnias para ceder esos territorios a empresas trasnacionales. También los crímenes de Estado, como los de Santiago Maldonado (2017), Rafael Nahuel (2017) y de otros jóvenes asesinados por la espalda por fuerzas de seguridad, cuyos autores no han sido castigados.

A esto hay que añadir las amenazas a dirigentes sindicales, sociales, maestros y periodistas, que se multiplican por estos días, y la falta de investigación sobre el incendio de dos colegios en zonas muy pobres en el municipio de Moreno, uno de los cuales sucedió este jueves. Precisamente son perseguidos los maestros que ante la falta de funcionamiento de las escuelas por graves problemas edilicios, están haciendo ollas populares para dar a sus alumnos, sin clases en estos tiempos, al menos una comida al día, ya que de otra manera se quedarían sin comer.

Como parte de su programa de ajuste, el gobierno también puso un límite al subsidio de la tarifa social: los beneficiarios tendrán 100 por ciento bonificado hasta un tope máximo de consumo, a partir del cual comenzarán a abonar el precio total. Además, se eliminó la bonificación de 10 por ciento que se otorgaba a quienes ahorraran 20 por ciento en su consumo de gas.

El discurso de Macri fue cínico, dijo Claudio Lozano, quien advirtió que el país se encuentra en recesión y los datos de pobreza suman mucho más de 30 por ciento. Otros analistas también denunciaron la brutal entrega de la soberanía, considerando que se ha colocado a Argentina al borde de la cesación de pago de deuad externa y todo se enmascara en la supuesta ayuda del FMI, que ya nos llevó a la ruina.”

Información La Jornada.

Shortlink: