Justicia brasileña impone otra condena de más de 12 años de prisión a Lula

Al ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva le fueron embargados tres apartamentos, un terreno y dos automóviles. En la imagen, durante una conferencia de prensa el 13 de julio. Foto: Xinhua.

Al ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva le fueron embargados tres apartamentos, un terreno y dos automóviles. En la imagen, durante una conferencia de prensa el 13 de julio. Foto: Xinhua.

Río de Janeiro. El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), que desde abril purga una pena de 12 años y un mes de cárcel tras haber sido sentenciado sin pruebas por corrupción y lavado de dinero, fue condenado este jueves a 12 años y 11 meses de prisión por cargos similares en otra causa, en la que tampoco se presentaron evidencias de su presunta culpabilidad.

La sentencia de la juez Gabriela Hardt, de primera instancia, se refiere a supuestos sobornos que el ex presidente recibió mediante la remodelación de una finca situada en Atibaia, en el estado de Sao Paulo, informó el portal G1.

Según la fiscalía, Lula recibió sobornos de las constructoras OAS y Odebrecht para redecorar y hacer algunos arreglos a la citada finca que solía frecuentar con su familia los fines de semana, aunque en realidad era propiedad de su amigo Fernando Bittar.

Los procuradores aseguraron que las empresas costearon la remodelación que se llevó unos 229 mil dólares.

A cambio, el ex mandatario habría ayudado a mantener en sus puestos de Petrobras a los directivos que manejaban los fraudulentos contratos millonarios de la petrolera con las constructoras.

Los abogados de Lula aseguran que no hay pruebas que vinculen las reformas con el esquema corrupto de Petrobras, y defienden que el ex presidente es víctima de una persecución jurídica.

El senador Flávio Bolsonaro, hijo del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, es investigado por lavado de dinero en la compra de dos departamentos de lujo en Río de Janeiro.

El senador estatal de Río de Janeiro, Flavio Bolsonaro, habría visto un aumento exponencial de su patrimonio por medio de negociaciones relámpago sobre unos inmuebles, además de haber declarado a la justicia electoral un inmueble cuyo valor sería considerablemente mayor que el declarado, señaló el informe policial.

Los investigadores apuntan que el hijo de Bolsonaro podría haber incurrido en los delitos de blanqueo de capitales y falsedad ideológica electoral, según informa el diario brasileño O Globo.

Las pesquisas comenzaron en marzo del año pasado en la Fiscalía de Río de Janeiro que se dirigió a la Policía Federal para interrogar a Flavio Bolsonaro.

En tanto, Eduardo Bolsonaro, otro de los hijos del presidente, difundió por redes sociales el trailer de un filme que legitima la dictadura militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985.

El documental 1964, Brasil entre armas y libros, realizado por Brasil Paralelo, que se estrenará el 31 de marzo, revela verdades que no han sido contadas por los profesores de historia, tuiteó.

¿Dictadura, régimen militar o revolución?, plantea el video. Brasil Paralelo lo ha descrito como un documento inédito para rescatar la verdad sobre el periodo más pervertido de Brasil que, según la productora, se basa en archivos secretos de la Unión Soviética.

Información La Jornada.

Shortlink: