La Colección de pintura de Los Pinos se halla en una bodega en Constituyentes

Un fragmento de la pintura Soft Motherland (1993), de Manuel Felguérez.

Un fragmento de la pintura Soft Motherland (1993), de Manuel Felguérez.

Lo que se conoce como la Colección de pintura de la residencia oficial de Los Pinos, consistente en 33 obras pictóricas, de igual número de artistas, comisionadas en 1993 por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, ha sido encontrada en una bodega dependiente de Presidencia de la República, ubicada en la avenida Constituyentes, por parte de su Dirección General de Bienes Materiales.

Al parecer se trata de una bodega de grandes dimensiones en la que se resguardan miles de objetos de todo tipo, desde muebles y accesorios, incluso regalos recibidos de anteriores gestiones presidenciales, aunque tiene un área reservada para obra de arte. Fue allí donde se encontraron obras de la colección embaladas e identificadas. Falta saber si la bodega cuenta con las condiciones necesarias para albergar piezas de arte.

Es obvio que la colección no se halló completa, ya que los cuadros de Rafael Cauduro, Beatriz Ezban, Luis Nishizawa y Luis Urbán hasta el momento permanecen colgados en las paredes del ahora Centro Cultural Los Pinos y a los que en un primer momento tuvieron acceso los nuevos encargados.

Posteriormente, se encontraron los óleos La sangre de Medusa, de Gustavo Aceves, en un espacio sin identificar; Otoño en Guanajuato, de José Chávez Morado, en el salón Adolfo López Mateos, y Sin título, de Juan Soriano, en el vestíbulo del salón Adolfo López Mateos.

De acuerdo con una fuente de Los Pinos, estos últimos tres cuadros fueron llevados ayer a la bodega en la avenida Constituyentes con el objeto de concentrar allí toda la colección para hacer el inventario completo. Todavía falta conocer si el acervo regresará a Los Pinos para ser exhibido.

Toledo sugiere exposición

¡Qué casualidad!, expresó el artista Francisco Toledo cuando en entrevista telefónica con La Jornada se le comentó que los cuadros de la Colección de pintura de la residencia oficial de Los Pinos ya habían sido encontrados.

Agregó con una risa: Si no los reclaman, no los encuentran.

En carta fechada el pasado 4 de diciembre, Toledo, Sergio Hernández e Irma Palacios, todos con pinturas en la colección, pidieron a la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto, que diera información sobre la ubicación de los cuadros. El pintor juchiteco participa en la colección con la técnica mixta Murciélago.

Ahora falta ver en qué estado están, continuó en referencia a que las obras fueron localizadas en la citada bodega. Eso, debido a la humedad o al mal trato, qué sé yo, los ratones. Es una tristeza que no hayan tenido el cuidado, que no los hayan depositado en un museo, si no les gustaban para Los Pinos.

Mientras las autoridades deciden qué van a hacer con los cuadros, Toledo sugiere exhibirlos: Hacer una exposición en Los Pinos, para ver qué tan buenos y tan malos son.

Protocolos

Ya que todo lo que se encuentra en la bodega está bajo el resguardo de Presidencia, el ingeniero Alejandro Esquer Verdugo, secretario particular del presidente Andrés Manuel López Obrador, realiza la entrega/recepción de todos los bienes porque ahora la idea es darles un uso en las diferentes dependencias de gobierno.

Según la fuente consultada, Presidencia tiene 30 días para hacer la entrega/recepción; sin embargo, dada la vastedad de los objetos, pidieron 15 días más, periodo en que se encuentran ahora.

Circula una anécdota en torno al retrato que David Alfaro Siqueiros pintó a Venustiano Carranza, al cual desapareció de las paredes de Los Pinos –hoy día se puede admirar allí– al concluir el periodo presidencial de Miguel Alemán Velasco.

Se dice que tiempo después se organizó una exposición de obra de Siqueiros y su curador dejó un espacio vacante donde debía ir el retrato. Al poco tiempo arribó al sitio la pintura en una patrulla. Antes era muy común que los mandatarios salientes se llevaran las cosas.

La ex residencia presidencial aún no recibe su nombramiento oficial como centro cultural. Está a la espera de que se genere una figura jurídica para funcionar como tal. Por tanto, todavía no se puede dar a conocer al responsable ni a su equipo.

El Centro Cultural Los Pinos está adscrita a la Secretaría de Cultura federal y la han visitado hasta la fecha unas 600 mil personas. Se esperan muchos cambios en su interior, que se haga un museo de sitio, por ejemplo.

Información La Jornada.

Shortlink: