La era de la sociedad digital

José Blanco

Esa era cae sobre el mundo y, como en todas las revoluciones tecnológicas, sus bondades y sus catástrofes han avanzado, concentradas, en el mundo industrialmente desarrollado, pero ahora sus peores males afectan a todo el planeta. No hay escape, por tanto, lo peor que podemos hacer es permanecer pasivos, esperando que las cosas lleguen solas desde el exterior, a su aire, tal como hizo el gobierno de Peña Nieto con la inversión extranjera: crear las condiciones para atraer a los capitales.

El pasado 29 de agosto la revista Forbes México publicó una nota según la cual al entregar su propuesta de Agenda Digital al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana propuso la creación de la Secretaría de las Tecnologías de la Información y Comunicación, para la modernización del país y el cumplimiento de las metas del nuevo gobierno en la materia. La propuesta puede tener sentido, pero sería preciso antes contar con la formulación de un documento totalmente explícito sobre la política de Estado que debiera seguir México en el corto y largo plazos.

Estimo que no pocas personas conocen en México el documento Digital Society Research Agenda. Leading the way through cooperation in a Digital Society, formulado por 100 investigadores de las mayores 14 universidades holandesas. Para nuestras condiciones específicas, una agenda así sería necesaria, aun antes de contar con un documento acerca de las políticas de Estado sobre las vías que debiera seguir nuestro país.

Holanda puede proponerse, como establece su Agenda,situar [a ese país] como líder mundial de la Sociedad Digital. No son muchos los estados nacionales que pueden proponerse una meta de ese alcance. Holanda puede hacerlo porque, como dice la Agenda, las 14 universidades holandesas que participan en la investigación en curso, han publicado ya, en 2017, sus programas para una educación [superior] a prueba de futuro en una sociedad digital. Lo rotundo de esta afirmación de la Agenda da vértigo: una sociedad a prueba de futuro es una sociedad que, en conjunto, puede estar al día con el avance del conocimiento, especialmente en las líneas que abarcan las tecnologías de la sociedad digital, y en los modos como el conocimiento se transforma en todas las áreas del saber humano.

El punto de partida de Holanda es sumamente elevado: cuenta con los recursos humanos, de conocimiento, financieros, para llevar a cabo un programa de investigación con objetivos tan altamente ambiciosos, como los que proponen las siete líneas de investigación de la Agenda. Además, el programa de investigación prevé que sus elevados desarrollos tecnológicos resguarden óptimamente a la sociedad de los altos riesgos que, especialmente la inteligencia artificial, lleva consigo.

La Agenda no es un programa para articular el conocimiento con la producción de bienes tecnológicos. Es un programa para la configuración de una sociedad superior, con un horizonte a sólo de 10 años para ver sus resultados. El programa, dice la Agenda, ubica firmemente al ser humano en el centro del escenario. Estos son los títulos de las líneas de investigación: i) Ciudadanía y democracia; ii) Ciencia responsable de datos. Esta línea de investigación tiene el propósito de vigilar el vigor creciente de los instrumentos, técnicas, métodos, para el manejo responsable de grandes bases de datos para sostener los pilares de la sociedad: salud, aprendizaje, trabajo, y la casa de todos: la ciudad; iii) Salud y bienestar; iv) Aprendizaje y educación; v) Trabajo y organizaciones; vi) Ciudades y comunidades digitales, y vii) Seguridad; se refiere a la protección de datos. Las siete líneas de investigación están interconectadas.

La Agenda se propone estar alineada al Programa Nacional de Investigación holandés, así como a los sectores y programas de investigación europeos e internacionales. Además, se propone tener como norma los métodos interdisciplinarios, lo cual supone una base de investigadores preparada, familiarizada o especializada en moverse sin dificultad en ese patrón de trabajo: interdisciplinario.

Para México, objetivos como los que se propone el programa holandés son aún lejanos. Pero es posible fijar nacionalmente objetivos alineados a la Agenda. Hay múltiples áreas en que es posible avanzar: a) abrir múltiples espacios avanzados para posgrados e investigación en interdisciplina; b) desarrollar posgrados en ciencia de datos, por ejemplo. Para ilustrar la calidad de la Agenda, transcribo parte del objetivo principal de la línea de investigación i: optimizar [la dimensión] de la ciudadanía democrática informada en la sociedad digital, mediante el desarrollo, la evaluación y la integración de soluciones digitales responsables, que puedan adaptarse a las necesidades individuales y sociales dentro de los marcos sociales, culturales, jurídicos y éticos que garanticen los derechos humanos fundamentales.

Fuente: La Jornada.

Shortlink: