La escritura, forma humilde de tender un manto protector: Laura Restrepo

Laura Restrepo durante la entrevista con La Jornada. Hoy presenta Los Divinos (Alfaguara), en Casa Lamm.

Laura Restrepo durante la entrevista con La Jornada. Hoy presenta Los Divinos (Alfaguara), en Casa Lamm.

México. La reflexión sobre ‘‘la violencia ambiental ‘tolerada’ por la sociedad en lo cotidiano y relacionada con el sistema económico” detonó la novela Los Divinos, a partir del atroz asesinato y violación de una niña de siete años en Colombia, explica su autora, Laura Restrepo, en entrevista con La Jornada.

Esa obra publicada por Alfaguara, que hoy será presentada en el Centro de Cultura Casa Lamm, está dedicada ‘‘al día en que todos los hombres, a la par con las mujeres, se manifiesten en las calles contra el feminicidio”, pues la escritora colombiana afirma que ‘‘la violencia contra ellas, en el fondo, también es contra los mismos varones.

‘‘Era como una urgencia de entender y la agonía que te produce pensar lo que pasó la niña, lo que pasan los niños. Yo también soy madre; entonces tal vez la escritura es como una forma humildísima de tender un manto, de proteger, de que eso no esté sucediendo y no vuelva a suceder.”

Para construir la ficción, Laura Restrepo (Bogotá, 1950) pergeñó ‘‘un grupo de jóvenes, de una clase social privilegiada, educados en un colegio elitista sólo para hombres, donde se les inculca la idea clave de que ellos iban a dirigir y las mujeres están excluidas.

‘‘Pensé: ‘quiero armar este grupo de muchachos porque el asesino va a ser parte de él’: los Tutti Frutti.Seguramente ninguno de los otros cuatro hubiera cometido ese crimen atroz, pero todos tienen una relación de mierda con las mujeres.”

Además, ‘‘las relaciones entre estos hombres son profundamente machistas, no sólo con las mujeres: de dominio, sometimiento; hay todo un juego que no se manifiesta con la misma virulencia que contra ellas, pero el germen es el mismo”.

Una de las pistas para entender Los Divinos está en las declaraciones del médico que en la vida real examinó el cadáver de la menor: ‘‘le molestaba que al asesino lo llamaran monstruo. Decirle así es una forma de disculparlo. Lo aterrador no es que lo haya hecho un monstruo, sino un ser humano”, refiere la autora. Así concibió al personaje Muñeco.

Por otra parte, el narrador en primera persona es uno de los integrantes de los Tutti Frutti, pero posee una visión crítica de ese mundo. ‘‘Quería que fuera literatura lo que se produjera. Así, el Hobbit empezó a hablar y no paraba. Me acostaba a dormir muy tarde después de trabajar todo el día y él seguía”.

La ganadora del primer Premio Internacional Córdoba por la Paz-Antonio Gala de Narrativa relata que escribió la novela lejos de Colombia ‘‘tratando de olvidarme de la parte más empírica y echando mano del lenguaje secreto de mi ciudad para tratar de entender por dónde va ese río tan turbio del machismo y por qué esa violencia grupal”.

Un elemento clave en la historia, destaca Restrepo, ‘‘es la cultura narcisista que prima por todos lados, como un ego inflado hasta el absoluto de tal manera que es una especie de religión de sí mismo para la cual los demás no existen. Ese fenómeno unido con un hedonismo hace que la satisfacción del deseo sea inmediata e incapaz de contrariarse. Tiene que ver con el mundo del mercado en que nos movemos”.

Los Divinos será presentada por Laura Restrepo, Lydia Cacho y Cristina Pacheco hoy a las 19:30 horas en Casa Lamm (Álvaro Obregón 99, colonia Roma).

Información La Jornada.

Shortlink: