La estrategia planteada agrava la situación de las mujeres, dicen ONG

Foto: Ilustración.

Foto: Ilustración.

El clima de violencia que existe en el país afecta de manera particular a las mujeres, como lo demuestran estudios recientes sobre la incidencia de asesinatos con arma de fuego, desapariciones forzadas y torturas, una tendencia que se agrava por la estrategia de militarización de seguridad pública que se intensificó en 2006 y podría continuar el próximo sexenio.

Así lo afirmaron integrantes de organizaciones civiles que participaron en el conversatorio Estrategias fallidas: criminalización y tortura sexual a mujeres en México, donde se advirtió acerca de los riesgos que implica la propuesta del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de crear una Guardia Nacional formada y entrenada por militares.

Olga Guzmán, directora de incidencia de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, dijo que el optimismo generado con la anulación de la Ley de Seguridad Interior se vio opacado por la iniciativa de López Obrador, mediante la cual se daría continuidad al esquema de militarización de la seguridad pública, en vez de apostar a la profesionalización de las policías. Recordó que de un total de 201 recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) desde 2006 sobre casos de desaparición forzada, tortura y ejecución extrajudicial, en 70 por ciento de los casos se reconoce a integrantes de las fuerzas armadas como responsables.

En cuanto a tortura sexual, Guzmán dijo que la CNDH ha documentado 17 casos, de los cuales 13 fueron cometidos por soldados o marinos, y 36 mujeres sufrieron descargas eléctricas en senos y vagina, tocamientos, desnudez forzada y violación.

Isabel Erreguerena, coordinadora de políticas públicas de Equis-Justicia para las Mujeres, advirtió que este sector cada vez sufre más agresiones en el espacio público, ya no sólo en el privado, como lo demuestra el hecho de que hay un aumento de feminicidios con arma de fuego.

Otro aspecto en el que se puede notar la vulnerabilidad creciente de las mujeres es la criminalización y encarcelamiento. En los dos años recientes el ingreso de ellas a la cárcel por delitos de tráfico de drogas aumentó 103 por ciento, y el de los hombres, ascendió 50 por ciento en el mismo periodo.

Información La Jornada.

Shortlink: