La fantasía es un género muy político: Guillermo del Toro

del toro

Venecia. The Shape of Water (La forma del agua), de Guillermo del Toro, es una especie acuática de La Bella y la Bestia, cuento de hadas transgresivo sobre el amor de una mujer por una criatura escamosa de las profundidades amazónicas.

Como las mejores fábulas, está también arraigada a la vida real: la historia de una migrante del sur que enfrenta una recepción hostil en un país tan obsesionado con la seguridad como es Estados Unidos.

Creo que la fantasía es un género muy político, dijo Del Toro ayer en el Festival de Cine de Venecia, donde La forma del agua tuvo su estreno mundial. Es una de las 21 películas que compiten por el León de Oro, máximo honor del encuentro.

Los cuentos de hadas nacieron en tiempos de grandes dificultades. Nacieron en tiempos de hambruna, peste y guerra, añadió.

El filme, que combina elementos de cintas de monstruos con thriller noir y musicales de Hollywood, desafía las categorizaciones, aunque Del Toro hizo un intento al sugerir que es “como Douglas Sirk rescribiendo Teorema, de Pasolini, con un pez”.

Algunos críticos la califican como la mejor película de Del Toro desde El laberinto del fauno, de 2006. El Daily Telegraph la resumió como verdadera cinta de la serie B que te coagula la sangre y que también es, de alguna manera, un melodrama brillantemente serio e infinitamente hermosoScreen International la calificó de exquisita … Del Toro en su momento más dulce y conmovedor.

Foto

Guillermo del Toro tuiteó ayer esta selfie con la frase: “On way to gala (En camino a la gala)”Foto tomada de @RealGDT

Ubicado en Baltimore a principios de la década de 1960, el filme sigue a Sally Hawkins en el papel de Elisa, huérfana muda que trabaja limpiando un laboratorio de alta seguridad. Elisa establece un vínculo con una criatura capturada que está en el centro de un enfrentamiento entre Estados Unidos y la Unión Soviética durante la guerra fría.

Es una película ubicada en 1962, pero es sobre hoy día, dijo Del Toro a los reporteros en una conferencia de prensa en Venecia. Es sobre los problemas que tenemos hoy. Cuando Estados Unidos habla de ser grande de nuevo, pienso que sueña con un Estados Unidos que estuvo en gestación en el 62, que era futurista, lleno de promesa… pero que al mismo tiempo tenía racismo, sexismo, clasismo.

Del Toro dijo que la criatura, interpretada por Doug Jones, es el único personaje sin nombre en la película porque representa muchas cosas para mucha gente.

Para la solitaria Elisa, es la primera vez que alguien, o algo, la mira del modo en que uno mira a una persona a la que quiere. Para el personaje de Michael Shannon, el despiadado agente gubernamental Strickland, la criatura es una cosa oscura y sucia que viene del sur y debe ser eliminada.

“Soy mexicano; sé qué es que te vean como ‘el otro’ sin importar las circunstancias en las que estás”, dijo el director. El personaje de la criatura encarna esa otredad.

Vivimos tiempos en los que el temor y el cinismo son usados de manera muy ubicua y persuasiva, dijo Del Toro.

Información La Jornada.

Shortlink: