La pobrefobia está detrás del rechazo a caravanas

Una familia parte de Acayucan, Veracruz, para proseguir su camino hacia Estados Unidos. Foto: Ap.

Una familia parte de Acayucan, Veracruz, para proseguir su camino hacia Estados Unidos. Foto: Ap.

La Caravana Migrante que hoy atraviesa México de camino hacia Estados Unidos está siendo criminalizada y utilizada como un chivo expiatorio para ocultar los motivos que orillan a miles de personas a salir de sus países de origen en busca de una vida mejor, que son la violencia y la falta de oportunidades de desarrollo.

Así lo afirmó el periodista hondureño Bartolo Fuentes, quien lamentó el uso político que le ha dado el presidente Donald Trump al éxodo masivo de indocumentados y las expresiones de racismo y xenofobia que éste ha generado, lo cual esconde un rechazo hacia los pobres, más que hacia los extranjeros.

Al ser entrevistado en el contexto del Foro Social Mundial de las Migraciones 2018, que este domingo llega a su fin, el ex legislador –quien fue acusado sin bases de haber organizado la caravana– indicó que la salida de miles de hondureños no es realmente un fenómeno nuevo, pues desde hace al menos 10 años salen 300 o 400 personas del país todos los días.

El gobierno de Honduras se ha incomodado por ver a la multitud, que lo pone en evidencia, y en lugar de aceptar las causas reales por las cuales se va la gente, busca un culpable, un chivo expiatorio, y en este caso me señalan a mí porque soy una cara visible. Fui diputado hasta enero pasado y me persiguen porque quieren quedar bien con el gobierno de Estados Unidos, dijo.

El gobierno de Juan Orlando Hernández, insistió, “le pasó información a Guatemala de que yo era ‘el cabecilla’, ‘el delincuente’, y entonces me capturaron y me tuvieron cuatro días en su poder. Yo digo que estuve encarcelado, porque estuve incomunicado y bajo llave”.

Fuentes lamentó que los gobiernos de la región, empezando por el de Estados Unidos, quieran convertir a los migrantes en criminales, pero también a quienes los ayudan. “Dan ganas de llorar de verlos caminar bajo el sol, con las criaturas llorando. Y si alguien dice ‘yo los llevo en mi carro’, o les da comida u orientación, entonces para ellos es criminal”.

De igual manera, lamentó las expresiones de xenofobia y racismo que ha generado la caravana incluso en México, quienes no entienden que los trabajadores internacionales sin documentos no salen de su lugar de origen por gusto, ni que todas las personas son migrantes, de una u otra forma.

Trump es migrante

“El mismo Trump es migrante. Pero, ¿sabe qué?, no es xenofobia, es pobrefobia. Es contra los pobres, porque si viene un hondureño con sus cuentas bancarias altas, lo reciben. Y son altos honores para ellos. Es decir, que no es por ser hondureños, es por ser pobres que se les rechaza. ¡Y qué vergüenza!”, recalcó.

Fuentes aseveró que el nuevo gobierno de México tiene el deber de frenar las agresiones contra los indocumentados y ayudar a quienes necesitan refugio. México no tiene por qué asumir los problemas creados en otro país, pero al menos debería parar los abusos del Ejército y la policía. Eso sería bastante.

Con información de: La Jornada.

Shortlink: