Laboristas exigirán un voto de confianza a May si pierde votación del Brexit

Theresa May, primera ministra británica, ayer en su residencia en Downing Street. Foto Afp

Theresa May, primera ministra británica, ayer en su residencia en Downing Street. Foto Afp

Londres. El Partido Laborista británico incrementó la presión sobre la primera ministra Theresa May al asegurar este domingo que exigirá un voto de confianza si el Parlamento rechaza el acuerdo sobre el Brexit el 11 de diciembre.

May trata de convencer a una legislatura escéptica que respalde el acuerdo alcanzado por su gobierno con la Unión Europea (UE) el mes pasado. El rechazo significaría para Reino Unido una salida del bloque sin acuerdo, con todo el daño económico que ello implicaría.

Keir Starmer, vocero laborista en temas del Brexit, dijo que su partido inevitablemente presentará una moción de retiro de confianza si el Parlamento rechaza el acuerdo.

Si (May) pierde una votación tan importante después de dos años de negociaciones, corresponde que haya una elección general, declaró Starmer a Sky News.

Si triunfa el retiro de confianza, May tendría dos semanas para llamar a una nueva votación, y en caso de fracasar otra vez habría elecciones generales.

Dado el número de parlamentarios conservadores que se oponen al acuerdo, May parece tener escasas probabilidades de éxito. Pero el secretario de Ambiente, Michal Gove, es optimista: Creo que podemos ganar la discusión y la votación.

En entrevista para la BBC admitió que será difícil. Debemos reconocer que si no votamos por esto, no habrá otro acuerdo, añadió.

El laborismo también quiere obligar a May a publicar el consejo confidencial que recibió la primera ministra del procurador general acerca del divorcio de la UE.

Presionado por la oposición, el gobierno prometió el mes pasado mostrar al Parlamento el consejo legal que hizo el procurador Geoffrey Cox en su totalidad. Pero ahora ha dicho que éste sólo declarará en Westminster.

Starmer dijo que el laborismo acusará al gobierno de desacatar al Parlamento si no da a conocer todo el texto del procurador. La negativa a publicarlo podría provocar un enfrentamiento constitucional histórico que colocaría al Parlamento en conflicto directo con el Ejecutivo, aseguró.

Un problema legal es cómo Gran Bretaña podría evitar una cláusula de salvaguarda que la mantendría en una unión aduanera con la UE para conservar una frontera abierta entre Irlanda del Norte, que es parte del Reino Unido, e Irlanda, que es miembro de la UE.

Los legisladores partidarios del Brexit sostienen que la cláusula mantendría a Gran Bretaña atada a la UE por tiempo indeterminado, sin poder negociar acuerdos comerciales con el resto del mundo.

Información La Jornada.

Shortlink: