Más de 159 mil personas han visitado Kandinsky: pequeños mundos en Bellas Artes

Este domingo se observaron largas filas para ingresar al recinto ubicado en el Eje Lázaro Cárdenas.

Este domingo se observaron largas filas para ingresar al recinto ubicado en el Eje Lázaro Cárdenas.

 

A 14 días de que concluya la exposición Kandinsky: pequeños mundos, en el Museo del Palacio de Bellas Artes, hasta ayer por la mañana la asistencia era de 159 mil 171 visitantes, según cifras oficiales.

Con unas 60 obras en exposición, dicha muestra es la primera gran retrospectiva que se presenta en México del artista ruso, considerado uno de los creadores del arte abstracto.

Este domingo se pudo apreciar una extensa fila de personas para ingresar al museo, la cual abarcaba desde la puerta lateral derecha, todo el perímetro de la explanada del Palacio de Bellas Artes, hasta la parte trasera del inmueble de la zona izquierda.

El tiempo aproximado de ingreso era de una hora, aunque hubo quienes hicieron la mitad de ese tiempo. El ingreso fue por bloques de unas 30 personas, cada cinco minutos.

Kandinsky: pequeños mundospermite apreciar la trayectoria, la producción plástica y la teoría artística de uno de los creadores más influyentes en el arte, de la primera mitad del siglo XX.

Kandinsky no sólo se relacionó con las vanguardias de su tiempo, sino que destacó por ser pionero e impulsor de uno de los paradigmas artísticos más relevantes de la época moderna: la abstracción, se explica a la entrada de la exposición.

Durante el recorrido de la muestra se pueden apreciar originales y singulares obras como: Nublado(1917), Pájaro de fuego (1916), Pájaros exóticos (1915), Ovalo blanco(1919), Acuarela (1916), Segmento azul (1921), Signo (1925), Semicírculo(1927) y Movimiento I (1935), además de audios, videos y fotografías que explican el desarrollo de la creatividad del artista plástico.

Kandisky intentó liberar el cuadro de ataduras realistas. Según su teoría, mediante el desapego de la perspectiva y la geometría tradicionales, el espectador es puesto en el centro de sus pinturas, frente a gran número de relaciones físicas y anímicas propiciadas en gran medida por el uso del color, como origen de los puramente abstracto.

Su interés por otras disciplinas como la música, lo acercó a otros creadores, quienes también buscaban alternativas al formalismo y al materialismo de la época.

Durante el recorrido también se pueden apreciar algunas de esas resonancias pictóricas-musicales y su relación con compositores como Arnold Schönberg.

Para Tesa, de 23 años, es extraordinaria la exposición. Abarca diferentes etapas de su trabajo y es muy padre ver su evolución. También me pareció muy interesante su teoría de los colores, que el blanco y el negro son como los sonidos y silencios en la música.

Marco Díaz, de 35 años, consideró: Me gustó entender la manera en cómo el artista creaba sus obras, la forma en que abstraía los temas que plasmaba en sus pinturas. Pude conocer mucho más del artista, la información que se comparte es precisa y me ayudó a entender la manera de pensar del pintor.

Para Martha Castillo, de 50 años, es una exposición muy buena y muy recomendable. Me llamó la atención cómo juega con los colores y como nosotros mismo podemos manejarlos desde nuestras emociones.

La exposición Kandisky: pequeños mundos está distribuida en cinco secciones, que van desde la influencia del arte popular ruso, hasta la creación de una abstracción y geometría que le identifican.

La muestra fue posible gracias a los esfuerzos y colaboración de siete museos y centros de arte internacionales, como el MET y el Guggenheim de Nueva York; el Centre Georges Pompidou, de Francia; el Getty Institute y el LACMA, de Los Ángeles, y en particular The State Tretyakov Gallery y el Pushkin State Museum of Fine Arts de Moscú, de donde proviene cerca de la mitad de las piezas. La muestra concluye el domingo 27 de enero.

Información La Jornada.

Shortlink: