Máxima aproximación a México-Tenochtitlán

Vista parcial de las maquetas con la reconstrucción de México-Tenochtitlán, que incluyen aspectos de 24 elementos hasta ahora localizados. Diego Prieto, titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia, encabezó la entrega de los trabajos de renovación y actualización en torno a la capital sagrada tenochca.

Vista parcial de las maquetas con la reconstrucción de México-Tenochtitlán, que incluyen aspectos de 24 elementos hasta ahora localizados. Diego Prieto, titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia, encabezó la entrega de los trabajos de renovación y actualización en torno a la capital sagrada tenochca.

México. En la estación Zócalo del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, los usuarios ya pueden visitar la reconstrucción visual más certera y actualizada que se tiene a escala mundial del recinto sagrado de México-Tenochtitlán hacia 1521, basada en fuentes históricas y datos arqueológicos recabados por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El nuevo modelo, presentado por el director general del INAH, Diego Prieto Hernández, tiene una aproximación de 90 por ciento a lo que debió ser el panorama de la gran capital tenochca.

Aunque todavía es un escenario hipotético, incluye aspectos de 24 elementos hasta ahora localizados y explorados; incluso repara en detalles del cromatismo original del Huey Teocalli (Templo Mayor) y los monolitos de Tlaltecuhtli y Coyolxauhqui.

Asesoría de Matos Moctezuma

Las maquetas se inauguraron en 1970 y su actualización fue realizada por el arqueólogo Ignacio Marquina en 1969 con la finalidad de emular a la ciudad prehispánica.

Ahora el arquitecto Luis Rosey Bermúdez, con asesoría del arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, investigador emérito del INAH, actualiza la maqueta.

En esa reconstrucción se aprecian estructuras que no figuraban en el modelo de Marquina, como es el Calmécac, el Templo de Ehécatl y el Huey Tzompantli, descubiertos en años recientes en los límites de la actual calle República de Guatemala, también el gran basamento, en República de Argentina, así como el Coauhxicalco y el Árbol Sagrado.

El compromiso del INAH, insistió Diego Prieto, es proteger el legado arqueológico de la nación y, en el caso del Centro Histórico de la capital del país, rescatar paulatinamente la memoria, la historia y la grandeza de urbes prehispánicas como México-Tenochtitlán.

Información La Jornada.

Shortlink: