Muguruza, la próxima número uno del mundo

Garbiñe Muguruza será número uno del mundo cuando la WTA actualice su ranking la próxima semana. Foto: Ap/Archivo.

Garbiñe Muguruza será número uno del mundo cuando la WTA actualice su ranking la próxima semana. Foto: Ap/Archivo.

Nueva York. Por más que no llegó en la forma que pretendía, la española Garbiñe Muguruza emulará a su compatriota Arantxa Sánchez Vicario y será la nueva número uno del ranking mundial de tenis a partir del lunes, después de que la checa Karolina Pliskova quedara eliminada este miércoles ante la local Coco Vandeweghe en los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos.

A pesar de haberse despedido en los octavos de final del US Open ante la checa Petra Kvitova, Muguruza llegará a la cima del listado por la derrota de Pliskova, que hoy cayó por 7-6 (7-4) y 6-3 ante Vandeweghe y no podrá defender los puntos de la final que logró el año pasado.

De esa forma, la española igualará el logro de su compatriota Sánchez Vicario, que llegó al número uno en febrero de 1995 y en total reinó durante 12 semanas, en tres períodos diferentes.

Su mejor posición hasta ahora era el segundo lugar al que arribó en 2016, después de celebrar el título de Roland Garros. Además, en caso de que Rafael Nadal sostenga el primer lugar en el ranking masculino, España tendrá al número uno del mundo tanto en varones como en mujeres, algo que sólo Estados Unidos y Alemania consiguieron en algún momento.

Muguruza será la vigésimo cuarta número uno de la historia desde que el actual ranking se impulsara en noviembre de 1975, con la estadunidense Chris Evert como primera jugadora en tener ese honor.

La tenista nacida en Caracas sucederá a Pliskova, que llegó a la cima en julio, después de Wimbledon.

El título en el All England y el trofeo que levantó hace dos semanas en Cincinnati le dieron a Muguruza muchos puntos que la ayudaron en la pelea. Además, como el año pasado se había despedido de Nueva York en la segunda ronda, la española también sumó buenas unidades a pesar de la despedida prematura en octavos ante Kvitova.

Cuando quedó eliminada, Muguruza había dicho que le hacía mucha ilusión ser la número uno, pero que prefería lograrlo con una victoria propia que por una derrota ajena. “Me hace mucha ilusión ser la número uno y sé que tarde o temprano, si sigo jugando así, tendré mis opciones”, remarcó Muguruza tras la caída ante Kvitova.

“Pero me encantaría ganármelo. Me va a hacer ilusión si lo llego a ser, pero me gustaría jugar y ganar ese partido que me de el número uno. Esa sería la manera en que me gustaría”, aseguró en aquel momento.

Pliskova, en tanto, se mostró más dolida por su eliminación que la dejó sin posibilidades de lograr su primer título de Grand Slam, que por haber cedido la cima del ranking. “Ser uno o ser dos no me cambia nada. No veo ninguna diferencia en esto. Así que para mí, no hay cambios”, dijo la checa, que indicó que si hubiese estado más tiempo en la cima, tal vez lo sentiría diferente.

“Estuve allí por unas pocas semanas. Quizás si estás allí por un año, es diferente. Pero así, no”, remarcó Pliskova.

La carrera por el número uno en el US Open resultó muy atractiva, con ocho jugadoras con posibilidades de lograrlo al iniciarse el torneo. La rumana Simona Halep era la que más opciones tenía, pero su derrota en la primera ronda ante la rusa María Sharapova la dejó expuesta a los resultados de las otras candidatas.

De la lucha quedaron descartadas pronto la británica Johanna Konta, la danesa Caroline Wozniacki y la rusa Svetlana Kuznetsova, por sus rápidas eliminaciones, así como la estadunidense Venus Williams, que a pesar de seguir en el certamen, necesitaba una combinación de resultados que la sacaron enseguida de la carrera.

La siguiente en perder opciones fue la ucraniana Elina Svitolina, la jugadora con más títulos en la temporada con cinco, que necesitaba arribar a las semifinales pero perdió con la local Madison Keys en los octavos de final.

Así la disputa quedó reducida a Muguruza y a Pliskova, con la checa dependiendo de su suerte, pero obligada a llegar a la final para sostenerse en la cima. Por eso, su caída de hoy ante Vandeweghe aceleró el ascenso de Muguruza, que no llegó de la forma que pretendía, pero ya puede presumir de ser la reina del tenis mundial.

Fuente: La Jornada.

Shortlink: