[#Opinión] Astillero. Ayotzinapa, ¡presente! / Un año sin verdad ni justicia / PRD se ancla al PAN / Eruviel: confesión OHL

Julio Hernández López

Ayotzinapa, ¡presente!
Un año sin verdad ni justicia
PRD se ancla al PAN
Eruviel: confesión OHL

PROTESTAS A UN AÑO DE LA DESAPARICIÓN DE LOS NORMALISTAS. Con dos bloqueos en la Autopista del Sol, padres de familia, estudiantes y ciudadanos comenzaron este domingo su nuevo plan de acción con motivo del primer aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, ocurrida el 26 de septiembre. Las actividades se iniciaron a las 11 de la mañana con la toma de la caseta de cobro de Palo Blanco, en la autopista México-Acapulco, la cual desocuparon tras el arribo de la Policía Federal. A las12 horas bloquearon la autopista al sur de la ciudad de Chilpancingo, donde realizaron cierres intermitentes. Margarito Guerrero, padre de Jhosivani, en la imagen. Foto: Sergio Ocampo.

PROTESTAS A UN AÑO DE LA DESAPARICIÓN DE LOS NORMALISTAS. Con dos bloqueos en la Autopista del Sol, padres de familia, estudiantes y ciudadanos comenzaron este domingo su nuevo plan de acción con motivo del primer aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, ocurrida el 26 de septiembre. Las actividades se iniciaron a las 11 de la mañana con la toma de la caseta de cobro de Palo Blanco, en la autopista México-Acapulco, la cual desocuparon tras el arribo de la Policía Federal. A las12 horas bloquearon la autopista al sur de la ciudad de Chilpancingo, donde realizaron cierres intermitentes. Margarito Guerrero, padre de Jhosivani, en la imagen. Foto: Sergio Ocampo.

Un año de degradación de las instituciones, de retorcimiento de los mecanismos judiciales y de gobernación, de encubrimiento de la verdad para postular mentiras históricas, tendrá en esta semana una tensa y sombría conmemoración, con un demeritado gobierno federal que se emPeña en fabricar nuevas versiones explicativas frente al hecho rotundo, enorme e incontestable de que aún no se sabe qué sucedió realmente en Iguala (ni en Cocula, si fuera cierta alguna parte de la narrativa murillesca) y que a todos nos faltan 43 jóvenes que fueron desaparecidos en una ciudad de Guerrero.

La resolución de este conflicto social, tal vez el más vigoroso y persistente de la etapa posrevolucionaria, no ha encontrado ni encontrará cauces por las vías gubernamentales. La administración peñista y su principal sostén, el militar, están en el flanco de las sospechas o, aún peor, de las acusaciones, de tal manera que su desempeño, insuficiente y sesgado, no hace sino alimentar enconos (ni siquiera la oportuna aparición en escena del presunto responsable operativo, apodado El Gil, genera certezas y confianza sino todo lo contrario).

Ese explicable desencuentro entre un movimiento en lucha y un gobierno bajo sospecha puede llevar esta semana a situaciones ríspidas. Ayer mismo, medio millar de policías federales impidieron que familiares de los 43, estudiantes y activistas tomaran una caseta de peaje en Palo Blanco, Guerrero, en la Autopista del Sol. El gobierno federal pretende imponer su decisión de no permitir actos extremos de protesta y los manifestantes consideran que deben presionar aún más para conseguir la verdad y la justicia que hasta ahora les han sido negadas. En la ciudad de México, mientras tanto, la administración Mancera negocia la concesión (otorgada ya en lo general) de que un ayuno de familiares de los 43 pueda realizarse en la Plaza de la Constitución, que en este trienio se convirtió en coto manejado a discreción por las autoridades. Además, en todo el país, y en muchas ciudades del extranjero, se recordará activamente lo sucedido un año atrás y, en especial, lo sucedido a lo largo de un año de mentiras y manipulaciones desde el poder.

Más allá de ciertos condicionamientos de redacción, que el pragmatismo sabrá superar en su momento, el Partido de la Revolución Democrática ha culminado su proceso de reposicionamiento (anclarse en ser oposición de izquierda, proclamó una y otra vez el directivo saliente, Carlos Navarrete) con una apuesta por las alianzas con el Partido Acción Nacional.

La nueva Línea Política del sol azteca, establecida en el Congreso Nacional extraordinario que terminó ayer, establece como posibilidad casuística la de asociar sus siglas con las del partido de la derecha confesa. Como suele suceder en las inocuas trifulcas de sus corrientes a la hora de escribir lo que la práctica dejará como letra aspiracional, varios candados gramaticales fueron puestos a lo que desembocará en 2016 en extendidos pactos electorales con el PAN, como ya se negocia en Durango, donde la oposición bipartidista pretende presentar a un personaje de larga carrera en el PRI, José Rosas Aispuro, quien renunció al partido de tres colores en 2010 (dado que la candidatura priísta a gobernador fue asignada a Jorge Herrera Caldera) y al día siguiente fue postulado por PAN, PRD, PT y Convergencia. Luego de la derrota formal ante la densa maquinaria de Herrera, Rosas Aispuro pasó al PAN, bajo cuyas siglas en 2012 llegó a ser senador.

La querencia del PRD hacia las tablas panistas tiene como referente el rechazo sostenido de Andrés Manuel López Obrador a tejer alianzas con el que fue su partido durante largos años. El sol azteca insistirá oficialmente en conseguir esa unidad con el partido Morena, pero desde ahora se faculta para realizar maniobras de emergencia, asociándose con el PAN. El deterioro acelerado del PRD ha sido explicado en su propio seno como consecuencia de esa difuminación electoral, política e ideológica que le mostró tan cercano al PRI y a Los Pinos (con el Pacto por México como crucial momento). Ya se verá si el envite hacia el PAN, es decir, hacia posturas conservadoras y en el fondo bien entendidas con el peñismo, aliviará las cuitas electorales del sol azteca el año próximo, cuando se elegirán gobernadores, presidencias municipales y congresos en 12 estados, más Baja California donde solamente sucederá respecto a alcaldías y diputaciones locales y, sobre todo, en 2018.

A reincorporación en nómina, relevo de prueba: equivale a una confesión de parte lo que con ofensivo desparpajo ha hecho el gobernador Eruviel Ávila al rehabilitar políticamente a Apolinar Mena Vargas y nombrarlo secretario técnico del gabinete estatal (http://goo.gl/Q3aIaE). Mena tuvo que renunciar en mayo pasado al cargo de secretario mexiquense de Comunicaciones al revelarse algunos diálogos telefónicos en los que se maquinaba la exageración de costos del Viaducto Bicentenario, lo que produciría fraudulentas ganancias para la constructora trasnacional OHL (y sus socios políticos).

Además, en esa grabación se escuchaba al propio Mena gestionando alojamiento gratuito en un hotel de gran lujo perteneciente a la propia OHL. A Mena se le impuso una multa de 189 mil pesos, pero no se le inhabilitó para ocupar posteriores cargos públicos. Por ello, en días pasados el gobernador del estado de México lo ha recontratado, ahora en un cargo estratégico de espectro más amplio (¿mejor posicionamiento, para sostener negocios anteriores y preparar los nuevos?). Con esa convalidación, Ávila, su gobierno y el grupo federal-mexiquense acusado con insistencia de hacer negocios facciosos con OHL dan muestra pública de entendimientos oscuros o, más bien, suficientemente claros.

Y, mientras el joven Jonás Cuarón, hijo del muy premiado Alfonso y de Mariana Elizondo, ha ganado en Toronto un premio de la Federación Internacional de Críticos de Cine por su película Desierto, con Gael García Bernal, ¡hasta mañana, con el papa Francisco saludando a Fidel!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

Fax: 5605-2099 • juliohdz@jornada.com.mx

Fuente: La Jornada.

Shortlink: