Patti Smith trae su arte a la Galería Kurimanzutto

patti-smirth

México. La artista estadunidense Patti Smith inicia hoy, en la Galería Kurimanzutto, sus actividades en la séptima edición de la iniciativa de arte público Sesiones del Café La Habana.

La poeta y compositora sólo tendrá dos días de actividades en la Ciudad de México (CDMX), que incluyen una serie de performances-recitales, mientras el programa del encuentro cultural se desarrollará del primero de septiembre al 31 de noviembre.

El Café La Habana, establecido desde 1954 en la esquina de Bucareli y Morelos, testigo de las charlas y disertaciones de personajes como Roberto Bolaño, Octavio Paz, Fidel Castro y Ernesto Che Guevara, inspira esa iniciativa.

Smith, representante del punk que rompió esquemas en los años 70 del siglo pasado, reflexionará sobre el acto creativo y la alquimia que une a los artistas en el tiempo y el espacio, en referencia a una hermandad de vínculos avivados por las ideas.

Patti Smith rinde homenaje a la fuerza del individuo y celebra el poder de la colectividad, difunde la Galería Kurimanzutto.

Espectacular en la Condesa

Además de la lectura de un poema dedicado al escritor chileno Roberto Bolaño, mañana, en la Casa del Lago, acompañada por el guitarrista Lenny Keye, otro de los actos que Smith encabezará es la exposición de fotografías en el Café La Habana, ubicado en la colonia Juárez. Las imágenes evocan un viaje por el paisaje mental: como un detective de la herencia artística.

Foto

La poeta y cantante estadunidense Patti Smith durante el concierto que ofreció el 5 de mayo de 2012 en el Museo Diego Rivera, en la Ciudad de MéxicoFoto Medios y Media

Sobre la azotea de un edificio en Sonora y Nuevo León, en la colonia Condesa, se inaugurará un espectacular que se ha transformado en poema lírico-fotográfico, con la frase imperativa: Individuo ¡presente!, Pueblo ¡unido!, obra que apunta a la acción y un espacio mental para cultivar las ideas, describe Kurimanzutto, antes de la apertura del cartel gigante que permanecerá a la vista del público desde hoy y concluirá el 31 de noviembre.

De acuerdo con la información difundida, un número telefónico es parte de la instalación visual, al que el espectador podrá marcar a cualquier hora del día y escuchar a Patti Smith, no cantando que la noche pertenece a los amantes, pero sí en una sesión íntima del Café La Habana.

Una bobina de oscuros ángulos enrollada, un vaso de té, un periódico abierto y una mesa roja de metal calzada con un librito de cerillas vacío. Cafés, evoca en un poema de 2015 Smith, ya sea en Ámsterdam, Sídney o junto al malecón que marca el horizonte de la isla caribeña que habita en una esquina de la Ciudad de México.

Información La Jornada.

Shortlink: