“Photograph 51, homenaje a mi padre y a otros científicos no reconocidos”

a09n1esp-1

Londres. Nicole Kidman ha dicho que su retorno al West End, el distrito teatral londinense, es un tributo a su padre, que era bioquímico, y a otros científicos investigadores cuyos descubrimientos vitales son a menudo dejados de lado por la historia.

La ganadora del Óscar es protagonista de Photograph 51 como Rosalind Franklin, bióloga molecular que tuvo un papel crucial en identificar la estructura del ADN, pero nunca recibió el mismo reconocimiento que James Watson, Francis Crick y Maurice Wilkins.

Kidman, quien sube a escena 17 años después de su aclamada interpretación en The Blue Room, había hablado de esta obra con su padre, el doctor Anthony Kidman.

Mi padre falleció el 12 de septiembre del año pasado. Esta es mi forma de reconocerlo y reconocer a las personas de ciencia cuya callada labor en muchas ocasiones no es reconocida, expresó. “Mi padre era bioquímico. De niñas mi hermana y yo íbamos al laboratorio a esperarlo; nos daban tubos de ensayo y mecheros de Bunsen para jugar. Pero él era doctor en investigación de distrofia muscular.

“Él era el doctor Kidman, pero de niña tuve que aprender muy pronto, cuando la gente preguntaba si era médico, a decir: ‘No, es doctor de investigación’. No se consideraba algo impresionante. Hubiera sido mucho más impresionante si hubiera podido decir que era cirujano cerebral. Desde niña supe que los científicos investigadores no reciben honores del mismo nivel que los cirujanos cerebrales.”

Photograph 51 es el nombre dado a una imagen de rayos X tomada por Franklin en el King’s College de Londres, que reveló la forma de doble espiral del ADN. Franklin quería usar la foto para seguir investigando, pero su colega Wilkins se la mostró a Crick y Watson, quien posteriormente identificó la estructura del ADN. Los tres hombres recibieron el Premio Nobel de Fisiología en 1962. Franklin había muerto de cáncer cuatro años antes.

La disputa por los desconsiderados comentarios de Tim Hunt acerca del problema con las chicas en la ciencia demostró que la batalla por la igualdad en el laboratorio aún no se gana. Existe aún una enorme cantidad de desigualdad para las mujeres, señaló Kidman.

Una de las razones para montar la obra era arrojar luz sobre eso. Rosalind no era extrovertida. No confiaba su trabajo a otras personas. Era una persona callada, metódica y brillante cuya enorme aportación no fue reconocida. No es correcto.

La madre de Nicole la animó a tomar el papel cuando la vio titubear. “Le dije que tenía miedo. ‘¿Y qué? Ya has tenido miedo otras veces’, me contestó. Me impulsó a hacer la obra. Hubiera sido fácil quedarme en mi casa en Nashville.”

Escrita por la dramaturga estadunidense Anna Ziegler, Photograph 51 es dirigida por Michael Grandage, quien se encargó de que 25 por ciento de los 2 mil boletos disponibles para el teatro Noel Coward se vendan a 10 libras, para estimular a una nueva generación de aficionados.

Kidman, quien dice que no se ve a sí misma como estrella de Hollywood, comentó que volver a las tablas es abrumador. Me parece que a mayor edad hay más nervios. El corazón se me sale del pecho.

No necesitaba haberse preocupado, porque recibió una ovación de pie en la primera presentación previa al estreno.

Información y foto La Jornada.

Shortlink: