Preocupación por la migración en Venezuela y Nicaragua: Bachelet

Una migrante venezolana que regresa a su pais como parte del plan Vuelta a la Patria, del gobierno del presidente Nicolás Maduro, llora al hablar con su padre, quien se quedó en Ecuador. Foto Ap

Una migrante venezolana que regresa a su pais como parte del plan Vuelta a la Patria, del gobierno del presidente Nicolás Maduro, llora al hablar con su padre, quien se quedó en Ecuador. Foto Ap

Ginebra. Al asumir la titularidad del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), Michelle Bachelet manifestó su preocupación por los flujos migratorios de Nicaragua y Venezuela, así como la observación de los derechos humanos en la república bolivariana. Asimismo, el organismo publicó este lunes un extenso informe sobre la situación venezolana, en el cual se asegura que sus problemáticas responden, en gran medida, a la guerra económica y al bloqueo financiero contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Desde la publicación de nuestro último informe sobre Venezuela, en junio, la oficina ha seguido recibiendo información sobre violaciones de derechos económicos y sociales, como casos de muertes relacionados con malnutrición o enfermedades que pueden prevenirse, así como violaciones de derechos civiles y políticos, incluyendo detenciones arbitrarias, malos tratos o restricciones a la libertad de expresión, señaló la ex presidenta chilena en su primer discurso ante el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, tras asumir el cargo el 1° de septiembre.

El gobierno de Maduro no se ha mostrado abierto para adoptar medidas de rendición de cuentas sobre asuntos relacionados con las protestas masivas de 2017, afirmó Bachelet.

“Se estima que 2.3 millones de personas habían huido del país antes del 1º de julio –7 por ciento de la población total– debido a la falta de alimentos, medicinas, cuidado sanitario, inseguridad y persecución política”, indicó.

Bachelet señaló que un movimiento transfronterizo de esta magnitud no tiene precedente en la historia reciente de América y la vulnerabilidad de quienes huyen también ha aumentado: ancianos, embarazadas, niños, incluyendo menores no acompañados, y personas con problemas de salud cruzan la frontera cada vez en mayor medida.

Al mismo tiempo, el Acnudh señaló en un informe que en Venezuela no hay crisis humanitaria, ni alimenticia y que sus problemáticas responden, en gran medida, a la guerra económica y al bloqueo financiero contra el gobierno de Maduro, indicó la cadena Telesur.

El informe elaborado por el experto independiente de la Organización de las Naciones Unidas, Alfred Maurice de Zayas, comparó las sanciones y el bloque contra la república bolivariana con “los asedios medievales de las ciudades, que se llevaban a cabo con la intención de obligarlos a rendirse.

En los últimos 60 años se han librado guerras económicas no convencionales contra Cuba, Chile Nicaragua, Siria y Venezuela, para hacer que sus economías fracasen, facilitar el cambio de régimen e imponer un enfoque socioeconómico neoliberal con el fin de desacreditar a los gobiernos seleccionados, apuntó el documento elaborado entre el 26 de noviembre y el 9 de diciembre de 2017, en una visita de Zayas a Caracas.

En su turno, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, exigió ante la sesión del Consejo de Derechos Humanos el cese de las agresiones contra su país. Solicitamos en nombre del pueblo venezolano y del presidente Nicolás Maduro que pare la agresión política, económica, mediática y la amenaza de uso de la fuerza militar contra nuestro país, denunció en su intervención.

Rechazó los intentos de las corporaciones mediáticas para magnificar la situación nacional y reconoció como un gran cinismo que quien bloquea a Venezuela ofrece después ayuda humanitaria.

Arreaza sostuvo más tarde un encuentro cordial con Bachelet.

En otros temas, la nueva alta comisionada añadió que también aumenta exponencialmente el número de personas que huyen de Nicaragua, como resultado de la crisis que estalló con una protesta estudiantil el pasado abril y que ha dejado unos 300 muertos y al menos 2 mil heridos.

La ex mandataria chilena lamentó la decisión del gobierno de Daniel Ortega de expulsar la semana pasada a la misión de trabajo de su oficina, que seguirá documentando violaciones de los derechos humanos en Nicaragua desde fuera del país.

Bachelet afirmó que va en el interés de cada país seguir una política migratoria basada en la realidad y no en el pánico.

Además, denunció este lunes el trato que reciben las minorías en Myanmar y China, y pidió a los países occidentales que no construyan muros contra los migrantes. Separar y detener a familias y cortar los programas de integración son políticas que no ofrecen soluciones en el largo plazo para nadie, sólo generan hostilidad, miseria, sufrimiento y caos, aseguró.

Información La Jornada.

Shortlink: