Presenta el gobierno catalán las urnas para el referendo

Pese a la suspensión de la Justicia, los catalanes están convocados a acudir al referendo independentista el domingo 1 de octubre. Foto tomada de la cuenta de Twitter @govern.

Pese a la suspensión de la Justicia, los catalanes están convocados a acudir al referendo independentista el domingo 1 de octubre. Foto tomada de la cuenta de Twitter @govern.

Barcelona. España conoció hoy la imagen de una de las protagonistas políticas más buscadas de las últimas semanas: el gobierno catalán mostró por primera vez una de las urnas que se usarán el domingo en el polémico referendo de independencia que la región insiste en celebrar pese a la suspensión de la Justicia.

La imagen de la urna de plástico opaco, tapa negra y el logo de la “Generalitat” (el Gobierno catalán) terminó con una de las grandes incógnitas que rodean la consulta y la imprevisible jornada de votación el domingo. Pero no fue la única duda aclarada hoy por las autoridades de la región apenas dos días antes de la votación.

“El domingo se votará”, insistió el portavoz del gobierno catalán, Jordi Turull, en una comparecencia que aprovechó para poner cifras al referendo: más de 5.34 millones de catalanes están llamados a votar en el referendo y podrán hacerlo de 9 a 20 horas (7 a 18 GMT).

Habrá para eso 2 mil 315 colegios electorales con 6 mil 249 mesas de votación (y, por lo tanto, al menos este número de urnas). “Los ciudadanos de Cataluña podrán votar este domingo y estamos convencidos de que los resultados tendrán toda la validez pertinente”, confió en la misma presentación el vicejefe del gobierno regional, Oriol Junqueras.

El gobierno central, por el contrario, volvió a negar esa posibilidad y a recordar que el referendo va en contra de la Constitución. “No va a haber referéndum, lo reitero”, dijo hoy el portavoz Íñigo Méndez de Vigo en Madrid. “No hay garantías legales. Todos sabemos lo que es una consulta. No hay garantías. Además, es ilegal”.

Desde que el Tribunal Constitucional suspendió el referendo inmediatamente después de que fuera convocado el 6 de septiembre, el Ejecutivo de Mariano Rajoy tomó diversas medidas que fueron mermando la logística de la consulta y considera que ya no puede celebrarse.

El referendo carece de reconocimiento nacional e internacional, tarjetas censales, junta electoral, participación mínima o campaña de la oposición. Se da además en un contexto de presión judicial, porque los funcionarios que colaboren a realizarla estarán desobedeciendo la suspensión del Constitucional español.

Incluso los miembros de las mesas de votación podrían afrontar multas de hasta 600 mil euros si se confirma el uso irregular del censo electoral, alertó hoy la Agencia de Protección de Datos ante la consulta de ciudadanos citados como autoridad de mesa.

Junqueras restó importancia a esa situación y a la posibilidad de que la Policía cierre colegios electorales. “Aunque se lleven una urna o cien, hay muchas maneras de votar”, dijo en la rueda de prensa. Horas más tarde, la prensa aseguró que los Mossos d’Esquadra (la Policía autonómica) tienen orden de requisar las urnas y cerrar los colegios electorales hasta la madrugada del domingo.

La situación abre un panorama imprevisible para el domingo, pero también para los días posteriores. La principal incógnita es si el Parlamento catalán declarará la independencia la semana próxima en caso de un triunfo del “Sí” a la ruptura con España o si, ante las dudas de legitimidad y la falta de apoyo internacional, optará por abrir un proceso de diálogo o convocar elecciones.

Los responsables de la “Generalitat” evitaron hoy responder las preguntas sobre una posible independencia unilateral y se limitaron a anunciar que respetarán el mandato de los ciudadanos.

Mientras continuaban las acusaciones cruzadas políticas y judiciales, las calles de Barcelona volvieron a respirar el clima de movilización a favor del referendo. Unos 400 tractores llegaron a las calles de la ciudad en el marco de una protesta que involucró a cerca de 2 mil 150 tractores en toda Cataluña.

Con 7.5 millones de habitantes de los más de 46 millones que hay en España, Cataluña es una de las comunidades autónomas más ricas e industrializadas del país y aporta casi el 20 por ciento de su producto interno bruto (PIB).

Aunque la región siempre cultivó un nacionalismo latente basado en su lengua y cultura propias, el independentismo alcanzó su auge actual sobre todo por dos factores: la sensación de afrenta cuando el Constitucional español anuló en 2010 parte de un nuevo Estatuto catalán que daba más autonomía a la región y el impacto de la crisis que sacudió España desde 2009.

El referendo del domingo marca el pico máximo en la tensión entre Madrid y Barcelona y abre un escenario impredecible en la mayor crisis institucional de las últimas décadas en España.

Fuente: La Jornada.

Shortlink: