Privatización y reducción de empleos públicos, el plan económico para Brasil

bolsonaro brasil

Al grito de ¡fuera, fuera! estudiantes echaron de la Universidad de Brasilia a simpatizantes de Jair Bolsonaro que fueron a advertir que la institución académica no es lugar para el comunismo.

Río de Janeiro. Paulo Guedes, quien será ministro de Economía del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció este martes que en el paquete económico para controlar los gastos, buscará hacer efectiva la reforma al sistema de pensiones, acelerar las privatizaciones y reducir empleos en el sector público.

Primero necesitamos una reforma de pensiones y un gran paquete del control de gastos públicos. Vamos a acelerar las privatizaciones, porque no es razonable que Brasil gaste 100 mil millones de dólares al año en intereses de deuda, comentó Guedes en entrevista con el semanario Brasil de Fato.

Indicó que otro paquete consistirá en reformar al Estado. Vamos a tener que reducir privilegios y desperdicios. Añadió que el programa económico tendrá una apertura gradual de la economía, además de un ataque al déficit fiscal.

Comentó que Brasil podría salir del Mercado Común del Sur (Mercosur) por considerarlo un bloque de alianzas ideológicas, y no seremos prisioneros de relaciones ideológicas. El próximo gobierno, que comenzará el primero de enero buscará negociaciones de inversión con otros países.

El canciller, Aloysio Nunes, afirmó en un artículo publicado este martes en el diario O Estado de Sao Paulo que una de las mayores conquistas del saliente mandatario, Michel Temer, es colaborar para la reconstrucción del Mercosur, por lo que debe continuar por el bien de Brasil y su inserción internacional.

Temer llegó al poder en 2016 después de que el Congreso destituyó a la presidenta de izquierda Dilma Roussef, en lo que la entonces gobernante calificó de golpe de Estado parlamentario.

Guedes también confirmó la creación de un superministerio de Economía que unificará a las carteas de Hacienda, Planificación e Industria y Comercio Exterior, tras reunirse con Bolsonaro en la casa del empresario Paulo Marinho, en Río de Janeiro.

Onyx Lorenzoni, próximo jefe de gabinete, anunció más tarde que también se fusionarían los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente, lo que generó críticas contra el devorador avance del sector agropecuario sobre la Amazonia.

El neofacista Bolsonaro recortará de 29 a 15 el número de ministerios, como parte de un plan de reducción de gastos del Estado.

En tanto, el juez Sergio Moro dijo sentirse honrado por el interés de Bolsonaro para incorporarlo al futuro gobierno como ministro de Justicia o magistrado del Tribunal Supremo Federal.

En caso de que la invitación se haga efectiva oportunamente, será objeto de discusión ponderada y de reflexión, comentó en un comunicado. Moro dirige la operación anticorrupción Lavado Rápido y es el juez que condenó al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva a 12 años de prisión por delitos de corrupción que no fueron probados.

Miles de personas salieron a las calles de Sao Paulo, Brasilia, Ceará, Río de Janeiro y Pernambuco para protestar la noche de este martes al grito de: Aquí está el pueblo sin miedo a luchar. En Sao Paulo los manifestantes, vigilados por una fuerte operación policiaca, desplegaron una bandera con la frase Dictadura nunca más.

En redes sociales se han incrementado las denuncias por las agresiones de bolsonaristas a sectores de izquierda en universidades o en las manifestaciones. Un video difundido en Twitter muestra cómo simpatizantes de Bolsonaro fueron a la Universidad de Brasilia a advertir que la universidad no es lugar para el comunismo, pero los estudiantes los echaron.

Por otra parte, el Ministerio Público abrió una investigación contra Ana Caroline Campagnolo, diputada del Partido Social Liberal, por pedir a estudiantes grabar y denunciar a profesores irritados por el resultado electoral y que busquen adoctrinar a sus alumnos.

Información La Jornada.

Shortlink: