Quieren vender más del país en sus últimos días

Antonio Gershenson

El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex) del actual gobierno dijo a finales de septiembre que se importará, en el breve lapso que les queda, de Estados Unidos petróleo crudo ligero.

El todavía funcionario Carlos Treviño señaló que el crudo importado alimentará la refinería en Salina Cruz, la más grande de las seis que tiene Pemex en el país, y ayudará a cumplir con la meta de procesamiento de 800 mil barriles por día de la petrolera a finales de 2018.

Hemos tomado la decisión de importar algo de crudo para poderlo meter en nuestras refinerías y poder mejorar el nivel de proceso de refinerías, crudo ligero, y capturar el margen de refinados, dijo Treviño en una entrevista que le hizo Reuters y difunde información.

Pemex ha manejado desde hace tiempo la idea de importar crudo para mezclar en sus refinerías, cuyo procesamiento está a 40 por ciento de su capacidad (aparentemente ha caído ya más).

Treviño indicó que Pemex no cumplirá con su meta de producción de crudo para 2018, estimada en 1.95 millones de barriles por día (bpd), pero no dio un estimado de en cuánto se ubicaría el bombeo al cierre del año.

Pemex no ha logrado frenar el declive de su producción de crudo, que actualmente se ubica en mínimos de dos décadas. En lo que va del año, ha producido un promedio de 1.87 millones de bpd, frente a los 1.95 del año pasado y muy lejos del máximo histórico de 3.4 millones de bpd alcanzado en 2004. La caída iba en 1.82 en agosto y sigue bajando.

Es un campo que empezó a migrar mucho más rápido de lo esperado hacia el aceite, obligándonos a cerrar varios pozos por invasión de agua (…) golpeando nuestro escenario de producción, mencionó Treviño en el contexto del congreso petrolero en el balneario de Acapulco.

El 23 de octubre la empresa estadunidense Phillips 66 ganó la licitación de Pemex para importar crudo ligero Bakken a México cuatro cargamentos de 350 mil barriles cada uno de ese crudo para entrega durante noviembre.

Como lo dijimos en nuestro artículo del 7 de octubre en estas páginas, esto coincidió con el acuerdo final del pacto económico de América del Norte, principalmente con Estados Unidos, especialmente en este terreno. Eso más que triplicó el acuerdo inicial de importación de crudo de ese país, muy probablemente como concesión final para la firma del tratado.

La compra, que marcará la primera importación de crudo estadunidense que hace Pemex en más de una década, fue solicitada la semana pasada para cubrir los requerimientos de la refinería Salina Cruz.

Actualmente, se está en el proceso de firmar los contratos correspondientes, informó en un comunicado.

Se espera que el crudo Bakken sea transportado por ducto desde Dakota del Norte, en Estados Unidos, hasta los puertos del Golfo. Phillips 66 Partners, una unidad de Phillips 66, tiene 25 por ciento de interés en el sistema Oleoducto Bakken.

Está encima la consulta pública de si se sigue con el aeropuerto nuevo (pero con más de cuatro años de envejecimiento en su muy inicial obra realizada) con un enorme derroche de dinero. Hemos dicho que la solución no está en otro aeropuerto sino con un sistema de ferrocarriles de alta velocidad, pero no se nos pregunta sobre esta opción. Tenemos que irnos por el menos peor y tirar a la basura el enorme nuevo aeropuerto.

antonio.gershenson@gmail.com

Fuente: La Jornada.

Shortlink: