Rechazan una intervención militar en Venezuela 11 países del Grupo de Lima

Una migrante venezolana que regresa a su pais como parte del plan Vuelta a la Patria, del gobierno del presidente Nicolás Maduro, llora al hablar con su padre, quien se quedó en Ecuador. Foto Ap

Una migrante venezolana que regresa a su pais como parte del plan Vuelta a la Patria, del gobierno del presidente Nicolás Maduro, llora al hablar con su padre, quien se quedó en Ecuador. Foto Ap

Brasilia. Once de los 14 países del Grupo de Lima rechazaron en una carta cualquier intervención militaruso de la fuerza en Venezuela este domingo, luego de las declaraciones del secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien no descartó esa opción.

En el comunicado firmado por Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, el grupo de países respondió al planteamiento expresado el viernes por Almagro, durante una conferencia de prensa en Cúcuta, Colombia. Creo que no debemos descartar ninguna opción, dijo tras ser consultado sobre una potencial intervención militarpara derrocar al gobierno de Nicolás Maduro.

Los 11 países del Grupo de Lima, (excepto Colombia, Guyana y Canadá), reafirmaron su compromiso para contribuir a la restauración de la democracia en Venezuela y a la superación de la grave crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa ese país, mediante una salida pacífica y negociada. También se opusieron a acciones que tengan que ver con el ejercicio de la violencia, la amenaza o el uso de la fuerza en Venezuela.

Almagro, quien culminó el viernes una visita de tres días a Colombia para atender la ola migratoria de venezolanos, aludió a las violaciones de los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad para justificar su postura. Cuestionó a la dictadura de Maduro por negarse a recibir ayuda humanitaria ante la profunda crisis económica que sufre Venezuela, caracterizada por una severa escasez de alimentos y medicinas, y una inflación que podría superar un millón por ciento este año, según el Fondo Monetario Internacional.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), unos 2.3 millones de venezolanos (7.5 por ciento de la población de 30.6 millones) viven en el exterior, de los cuales 1.6 millones migraron desde 2015.

La opción de una intervención militar fue considerada en julio pasado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como una posible salida a la crisis política.

El pasado 13 de septiembre Iván Duque, presidente de Colombia, y el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, acordaron en una llamada telefónica mantener la presión sobre el gobierno de Maduro y afrontar el colapso de la democracia en Venezuela.

Por su parte, la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, respondió a Almagro que lo denunciará ante la ONU y otras instancias internacionales por promover una acción armada contra su país.

Rodríguez tuiteó que se quieren revivir los peores expedientes de las injerencias militares imperialistas en América Latina:  (La) estabilidad está seriamente amenazada por la demencial actuación de quien usurpa de forma desviada y abusiva la secretaría de la OEA.

El pasado sábado, Almagro tuiteó: urge que el régimen libere al diputado Juan Requesens, no más presos políticos en Venezuela, no más dictadura, no más represión.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, destacó que el rechazo del Grupo de Lima a una intervención militar en Venezuela es una victoria de la dignidad y coraje de ese pueblo hermano, y en un mensaje en Twitter consideró la decisión de los 11 países miembros como una derrota del intervencionismo del presidente Trump.

El Grupo de Lima rechazó la intervención militar contra Venezuela y dejó solo en su obsesión golpista al secretario general de la OEA, Luis Almagro, agente servil del imperio, añadió en otro tuit.

El Partido Comunista de Uruguay expresó su firme rechazo a esta nueva forma de servilismo e irresponsabilidad de Almagro, transformado desde hace tiempo en un peón del imperialismo yanqui al servicio de las peores cosas, escribió en su página de Internet.

El Grupo de Lima fue creado en 2017 para ayudar a resolver la crisis venezolana y está integrado por Argentina, Brasil, Canadá Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

Shortlink: