Reclaman trabajadores del INBA pagos pendientes; sí se les están cubriendo, responde el instituto

inba falta pagos

Ciudad de México. Trabajadores del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) se manifestaron ayer por la tarde frente al Palacio de Bellas Artes para exigir el pago de sus sueldos correspondientes a tres meses que esa instancia les adeuda.

El subdirector general de Administración, Octavio Salazar, respondió a La Jornada que es falso que no se esté pagando, pues ese proceso se inició hace días y a más tardar este miércoles 28, en el transcurso de la mañana, se completará el pago a todo el personal.

El funcionario subrayó que una minoría de trabajadores no ha presentado la documentación completa para recibir su pago. No podemos pasar encima de la ley en esos casos.

Con una manta y carteles en los que se leía el reclamo hecho a la directora del INBA, Lidia Camacho, las personas gritaban consignas como amamos el arte, pero tenemos hambre y ¡páganos INBA!, ante el público que se detenía a manifestarles su apoyo.

A solicitud de La Jornada, el instituto informó que desde hace varios días, se ha venido realizando la dispersión de pagos a los prestadores de servicios contratados por capítulo 3000. El proceso de pago se concluirá a más tardar este miércoles 28.

En redes sociales, durante toda la tarde del lunes, fue trending topic la etiqueta #yapágameINBA. Entre los mensajes de Twitter que más destacaron estuvo el que se envió desde la cuenta oficial del Museo Nacional de Arte (Munal), que dice: El amor al arte no debe significar tres meses sin cobrar. #YaPágameINBA.

En un comunicado que enviaron a diversos medios de comunicación, los trabajadores afectados por la falta de pago y las condiciones laborales explicaron que fue durante el sexenio de Felipe Calderón cuando las instancias culturales del país contrataron trabajadores por honorarios en las modalidades conocidas como capítulo 1000 y capítulo 3000 (servicios generales bajo diversos conceptos).

Este último esquema, añadieron, suprimió las prestaciones de ley básicas, con lo cual se inició la precarización de los trabajadores al servicio del patrimonio artístico, mientras el capítulo 1000, en el que sí se contaba con ciertas prestaciones, comenzó a mermar su presencia; las contrataciones en capítulo 3000 se generalizaron. Dijeron que desde finales de 2017 “se notificó a algunos centros de trabajo que el INBA estaba en tratos para ofrecer a sus trabajadores la modalidad de outsourcing, en la que un tercero, ya no el instituto, se hace cargo de las contrataciones de los trabajadores.

Esta noticia, en la mayoría de los casos, se nos comunicó de manera informal, sin un documento escrito de por medio dirigido a cada centro de trabajo, o al menos los interesados directos no la recibimos de esta manera, sino verbalmente, por parte del área administrativa de cada lugar, sin saber el nombre de la compañía ni con la posibilidad de revisar contrato alguno.

Respecto de sus sueldos, señalaron que se les han pagado en fechas irregulares, y ahora se les adeuda desde enero, “lo que ocasiona deudas personales adquiridas para solventar los gastos cotidianos. Por ello, queremos evidenciar las condiciones carentes de derechos laborales básicos con los cuales nos desempeñamos, dentro de un esquema de ambigüedad en el que las exigencias son las de un trabajador formal pero sin los beneficios que se brindan a éste.

Exhortamos a las autoridades correspondientes, a la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda; a Francisco Cornejo, oficial mayor de la Secretaría de Cultura; a Lidia Camacho, directora general del INBA; y a Octavio Salazar, subdirector general de Administración del INBA a responder por escrito y a través de nuestros enlaces administrativos.

Los trabajadores informaron que el director de Personal del INBA, Alfredo Vargas, les prometió respeto, que no habrá represalias y la regularización de pagos muy pronto. No obstante, denunciaron que cuando se emitió el mensaje de reclamo de pago en la cuenta oficial del Munal, de inmediato llegó personal del departamento jurídico al área de medios de ese recinto para investigar quién lo había enviado y proceder a sancionar a esa persoma.

Los trabajadores dijeron al jefe de personal de INBA: No sólo queremos que nos paguen, sino que se detenga la degradación constante de las condiciones laborales. Vargas convocó a los inconformes a un diálogo hoy a las 12 horas en el museo Tamayo, pero los trabajadores condicionaron esa reunión a que sea presidida por la directora del instituto.

Información La Jornada.

Shortlink: