Reglamentar usos de la mariguana, tarea del próximo gobierno

mari

México. Entre los pendientes que se quedarán para el próximo titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) está la publicación del reglamento sobre el uso de la mariguana con fines terapéuticos, de investigación e industrial.

El comisionado Julio Sánchez y Tépoz aseguró que concluyó la revisión de comentarios y el documento final ya está en la Consejería Jurídica de la Presidencia, que lo debe enviar al Diario Oficial de la Federación para su publicación.

Fuentes de la Secretaría de Salud señalaron que por el proceso electoral y la controversia que aún genera el tema, el ordenamiento quedó relegado. Lo anterior, a pesar de que el reglamento sólo tiene el objetivo de poder llevar a la práctica lo que el Congreso de la Unión aprobó el año pasado con las modificaciones en la materia a la Ley General de Salud y el Código Penal.

Ayer, en conferencia de prensa, el funcionario anunció la realización de la segunda Semana Internacional de Ciencia Regulatoria y Buenas Prácticas Regulatorias, Contribución a la Mejora en Salud, del 27 al 29 de noviembre, donde se darán cita especialis-tas en salud y de agencias sanitarias de 24 países, con la finalidad de compartir experiencias y conocimientos sobre diversos temas como las amenazas globales. Una de ellas es la resistencia de bacterias a los antibióticos.

También se abordarán aspectos relacionados con la armonización y convergencia de estándares internacionales en regulación, lo que repercute, por ejemplo, en mayores opciones de exportación para fabricantes de medicamentos y dispositivos, entre otros.

Por otra parte, el comisionado se refirió al asunto de la protección de datos clínicos de medicamentos biotecnológicos, que se incluyó en las negociaciones del acuerdo comercial entre México y Estados Unidos. Según la información que ha trascendido, en el capítulo de propiedad industrial se estableció un plazo de 10 años de secreto para los datos clínicos, estos son los elementos que sirven de base para el desarrollo de los productos elaborados mediante ingeniería genética.

El conocimiento de los mismos permite elaborar biocomparables y los fabricantes han señalado que ampliar el plazo de la protección obstaculiza la posibilidad de contar con opciones seguras y de calidad a un costo mucho menor.

En México está vigente la protección durante cinco años. Sánchez y Tépoz señaló la necesidad de esperar a conocer el contenido final del acuerdo.

Información La Jornada.

Shortlink: