Santa Lucía es viable, señala estudio de empresa europea

Vecinos de comunidades afectadas por las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México protestaron ayer en la zona arqueológica de Teotihuacán contra el proyecto y cuestionaron la consulta ciudadana sobre la terminal.

Vecinos de comunidades afectadas por las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México protestaron ayer en la zona arqueológica de Teotihuacán contra el proyecto y cuestionaron la consulta ciudadana sobre la terminal.

A unas horas de que dé inicio la consulta para determinar dónde se construirá el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), Javier Jiménez Espriú, futuro secretario de Comunicaciones y Transportes, dio a conocer ayer un análisis de la empresa europea NavBlue, el cual considera factible y segura la operación simultánea de la terminal aérea en funciones y la base de Santa Lucía.

El estudio tuvo un costo de 159 mil dólares y fue elaborado teniendo como base información del Grupo Riobóo, el cual propuso Santa Lucía como alternativa a Texcoco, según la página 12 del documento.

El análisis muestra que se pueden usar el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM) y la actual base militar sin que haya accidentes aéreos, subrayó el próximo funcionario, al destacar que no vamos a cometer la irresponsabilidad de hacer una propuesta en donde no haya una absoluta seguridad.

Jiménez Espriú aseguró en conferencia de prensa, y con base en el escrito, que la utilización simultánea de esas dos terminales permitiría realizar entre 130 y 140 operaciones aeronáuticas por hora. En la actualidad, el AICM efectúa entre 60 y 70.

NavBlue es una empresa de servicios propiedad de Airbus, con sede en Francia, que se dedica a proveer servicios especializados en soluciones de gestión de operaciones de vuelo y tráfico aéreo, se puede leer en su página de Internet.

El ex director de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacinal Autónoma de México enfatizó el prestigio internacional de esa compañía, y que sus recomendaciones son imparciales y basadas en la experiencia técnica de diseño de procedimientos de vuelo.

Agregó que el estudio, titulado Diseño técnico del espacio aéreo para la factibilidad de la organización simultánea entre el AICM y Santa Lucía, se puede consultar en la web.

También, explicó el ex catedrático universitario que los técnicos de NavBlue aconsejaron complementar su análisis con una evaluación amplia de otros elementos clave, como los aspectos económicos, la conectividad de los pasajeros, la infraestructura a desarrollar, los sistemas de control de tráfico aéreo y la preparación de los controladores. Estos se realizarán en un lapso de seis a 12 meses.

En la casa de transición del presidente electo, Andrés Manuel López Olbrador, expuso que el análisis plantea restructurar el espacio aéreo, modificar los sistemas de aproximación a las terminales portuarias e instalar sistemas modernos.

Javier Jiménez Espriú rechazó que al dar a conocer este estudio en víspera de que se inicie la consulta programada del 25 al 28 de este mes, se esté tratando de influenciar a la población para votar en favor de una de las opciones.

Frente a los señalamientos de que la alternativa 2 (del AICM y Santa Lucía) no es viable, lo que se está buscando es mostrar que sí tiene factibilidad. Seríamos muy irresponsables en proponer una opción que no fuera viable, insistió en la rueda de prensa, donde estuvo acompañado del futuro subsecretario de Comunicaciones, Carlos Alfonso Morán Moguel.

El ex director de la compañía Mexicana de Aviación añadió que tanto la construcción en Texcoco como la creación del sistema AICM-Santa Lucía tienen ventajas y desventajas, pero ambas son viables.

Independientemente de cuál sea la opción que la ciudadanía elija, subrayó que la base militar tendrá que ser reubicada, y de hecho dijo saber que el gobierno federal adquirió terrenos en Querétaro para su reubicación.

El próximo secretario de Comunicaciones –quien aseguró que no votará en la consulta, pues debe ser imparcial– reiteró que el gobierno electo honrará los compromisos con organismos financieros y quienes participan en la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco.

De igual manera insistió en que se tomará la decisión en función de lo que más convenga a México y lo que diga la ciudadanía. La consulta será vinculante, puntualizó.

El análisis de NavBlue se suma al que realizó la consultora Mitre, originada en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Éste consideró inviable, desde el punto de vista aeronáutico, la operación simultánea del AICM y de Santa Lucía.

Mitre consideró que esa propuesta no resuelve el problema de interferencia mayor en las aproximaciones de aeronavegabilidad que hay en la zona si funcionaran las dos terminales.

Otro estudio, el de la Organización de Aviación Civil Internacional, ve posible la operación de los dos aeropuertos, aunque serían insuficiente en un plazo de cinco a ocho años.

En la polémica sobre la ubicación del nuevo aeropuerto, pilotos, empresarios y funcionarios del gobierno de Enrique Peña Nieto comparten la idea de que la mejor alternativa es Texcoco.

Información La Jornada.

Shortlink: