Si EU deja el TLCAN no es el fin del mundo: Videgaray

El canciller mexicano, Luis Videgaray, en imagen de febrero de 2017. Foto: Yazmín Ortega.

Nueva York. Si Estados Unidos decide abandonar el Tratado de Libre Comercio con México y Canadá (TLCAN) no es el fin del mundo, afirmó el viernes el canciller mexicano, Luis Videgaray.

Los dos gobiernos (México y EU) están llevándose bien, el diálogo es menos beligerante de lo que la gente pensaba. Tenemos una chance real de llegar a un acuerdo en las renegociaciones del tratado que se llevan a cabo, dijo Videgaray en una charla en el Consejo de Relaciones Exteriores, un centro de análisis de Nueva York. Pero si el TLCAN termina (…) no es el fin del mundo y ciertamente no es el fin del comercio entre México y Estados Unidos, aseguró.

Estados Unidos es el mayor socio comercial de México y el destino del 80 por ciento de sus exportaciones.

No obstante, el canciller mexicano explicó que más de la mitad del comercio con su vecino del norte se rige por normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), no por el TLCAN. La gente empieza a darse cuenta que puede haber vida tras el TLCAN, y a entender mejor el funcionamiento del comercio bilateral, lo cual está estimulando la confianza empresarial y los precios de activos, dijo Videgaray, de visita en Nueva York para asistir a la asamblea general de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

No obstante, reconoció que existe incertidumbre y eso está¡ afectando algunas inversiones. Tenemos que admitir que existe cierta incertidumbre. Y algunos tipos de inversión en particular quizás no están llegando porque los inversionistas y las empresas precisan garantías sobre las reglas de juego y las reglas de comercio, afirmó.

La renegociación del TLCAN, vigente desde 1994, es impulsada por el presidente Donald Trump, que considera al pacto como el peor firmado por Estados Unidos.

La tercera ronda de renegociación comienza este sábado en Ottawa, Canadá. Trump ha amenazado con retirarse del TLCAN debido a que las empresas estadunidenses optan por instalarse en México, donde la mano de obra es más barata.

Cuestiona el déficit de la balanza comercial estadunidense con México, que desde la firma del pacto pasó de un excedente de mil 300 millones de dólares a un déficit de 64 mil millones.

Obligados a negociar, México y Canadá no quieren ceder las ventajas que tienen desde que ese tratado permitió en 1994 la libre circulación de bienes en un mercado de 500 millones de habitantes.

Información La Jornada.

Shortlink: