Sismos causaron daños por 12 mil mdp a patrimonio histórico: INAH

Las cúpulas de las torres de la Iglesia de Los Remedios, ubicada sobre la Gran Pirámide de Cholula, Puebla, se derrumbaron debido al sismo que sacudió el centro y sureste del país el 19 de septiembre pasado. Foto: José Castañares/La Jornada de Oriente.

Las cúpulas de las torres de la Iglesia de Los Remedios, ubicada sobre la Gran Pirámide de Cholula, Puebla, se derrumbaron debido al sismo que sacudió el centro y sureste del país el 19 de septiembre pasado. Foto: José Castañares/La Jornada de Oriente.

Los sismos del 7 y el 19 de septiembre de 2017 son los que mayores daños han dejado al patrimonio artístico e histórico del país desde el siglo XVI, alertaron este miércoles especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Liliana Giorguli, coordinadora nacional de conservación del patrimonio cultural del INAH hizo una exposición de los datos más recientes de las afectaciones que dejaron los sismos.

El Instituto tiene un censo de más de 2 mil inmuebles dañados en las 11 entidades federativas afectadas por estos sismos, Chiapas, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Morelos, Guerrero, Estado de México, Ciudad de México y, en menor medida, Hidalgo, Veracruz y Tabasco.

En la presentación de un informe sobre el trabajo de brigadas de la UNAM para el salvamento del patrimonio histórico en Morelos, Giorguli explicó que se estima que la cuantía de daños asciende a 12 mil millones de pesos.

El Instituto estima que al menos una parte de ese monto se cubrirá con los seguros que tiene contratados.

“Puedo señalar sin temor a equivocarme que desde el siglo XVI hasta la fecha, no había habido un evento que tuviera un impacto tan grande en términos de la cantidad y la gravedad como los sismos” de septiembre, dijo.

De esos más de 2 mil inmuebles afectados, el 17 por ciento tiene daños graves, hay daños medianos en el 63 por ciento y se detectaron afectaciones menores en el 20 por ciento. La mayoría de los edificios afectados son religiosos, como iglesias, conventos y capillas, aunque también hay algunas zonas arqueológicas sin daños graves.

Giorguli dijo que el INAH ha contabilizado entre 4 mil y 4 mil 500 bienes muebles dañados, como retablos, púlpitos, campanas y altares. La cuarta parte de ellos tiene graves daños.

Aunque habrá pérdidas parciales en el patrimonio y la labor de reconstrucción será enorme, la especialista aseguró que la política es que “el patrimonio cultural se va a restaurar y es restaurable” y dijo que se calcula que en 2021 se habrá dado atención al patrimonio afectado.

Renato González, director del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la UNAM, dijo que en el país hay apenas mil restauradores de bienes inmuebles con cédula profesional.

Indicó que especialistas del IIE, de las facultades de Arquitectura y Filosofía y Letras, del INAH organizaron una brigada para conocer los daños generados por los sismos en los 14 conventos de la ladera del volcán Popocatépetl y que forman parte de la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Entre noviembre y enero especialistas y estudiantes universitarios, todos voluntarios, inspeccionaron los daños, hicieron un registro fotográfico en ocho de los conventos ubicados en Morelos e hicieron un diagnóstico de los inmuebles con pintura mural colonial derruida, fragmentada o totalmente desprendida.

Los trabajos coordinados por Elsa Arroyo, investigadora del IIE, realizó trabajos de rescate de los murales en los conventos de San Juan Bautista, en Tlayacapan, y de San Guillermo, en Totolapan. Se trató, dijo Arroyo, de una labor similar a armar un rompecabezas. Los fragmentos rescatados serán resguardados hasta que se pueda realizar la restauración de los edificios dañados y luego la de los propios murales.

La restauración llevará años, pues es un proceso complejo que implica la realización de estudios científicos, probar los materiales a emplear y del trabajo de diversos especialistas. Los trabajos realizados hasta ahora son el equivalente a los primeros auxilios, de acuerdo con los especialistas.

Fuente: La Jornada.

Shortlink: