Subastan en París obras de Banksy, esta vez sin golpe de efecto; pagan 74 mil dólares por Stop and Search

banksy

París. Varias obras del artista británico Banksy fueron subastadas ayer en la casa Artcurial de París, a precios razonables y, sobre todo, sin que ninguna se autodestruyera, como ocurrió a comienzos de mes en Sotheby’s en Londres.

Aunque compradores, periodistas y curiosos se apresuraron a acudir a esta venta en la sede de Artcurial de los Campos Elíseos, sometida a una fuerte vigilancia, los remates no se dispararon.

La mejor venta de Banksy de la noche, entre un total de 133 lotes, fue la serigrafía Stop and Search, la cual denuncia la vigilancia policial, que se adjudicó por 65 mil euros (74 mil dólares), con gastos incluidos (frente a una estimación de entre 30 mil y 35 mil euros).

Otra serigrafía, Soup Can (Yellow/Emerald/Brown), un guiño a Andy Warhol, se vendió por 46 mil 800 euros (53 mil 300 dólares) desde 15 mil-20 mil euros en los que estaba estimada. Y Queen Vic, que se burla de la reina Victoria y su posición respecto de la homosexualidad, alcanzó 11 mil 700 euros (13 mil 300 dólares), frente a la estimación de 3 mil 500-4 mil euros.

Finalmente, Love rat, estatuilla en polipropileno de una rata blanca sujetando un pincel, encOntró comprador por mil 700 euros (mil 900 dólares).

Lejos de Girl with Balloon

Todas las ventas quedaron lejos del poco más de un millón de libras que desembolsó una compradora el 5 de octubre en la casa Sotheby’s de Londres por una reproducción en acrílico y aerosol de una de las imágenes más conocidas de Banksy, Girl with Balloon, una niña que deja volar un globo rojo con forma de corazón.

En aquella ocasión, apenas acababa de marcar el martillo el fin de la subasta cuando la obra (adjudicada por 1.2 millones de euros; 1.4 millones de dólares) comenzó a deslizarse por una trituradora de papel escondida en el marco y quedó parcialmente rasgada.

Además, Artcurial investigó los antecedentes de los asistentes, sobre todo después de que se especulara que seguramente el artista británico contó con la ayuda de cómplices presentes en la sala para activar la trituradora o que el propio Banksy activó el dispositivo dentro de la sala.

Con su golpe de efecto en Londres, Banksy, artista callejero británico cuya identidad sólo conoce un puñado de amigos, habría conseguido aumentar el valor de la pieza semidestruida por encima de 2 millones de euros, según Thierry Ehrmann, presidente de Artprice.

No obstante, Banksy admitió que las cosas no salieron según sus planes con la destrucción de Girl with Balloon. El artista difundió un video en YouTube en el que explicó que la obra debía destruirse totalmente y que durante las pruebas el dispositivo funcionó perfectamente pero, cuando llegó el momento clave, solo la mitad inferior de la pintura se hizo trizas porque el mecanismo quedó atascado.

Información La Jornada.

Shortlink: