Subirá el BdeM 0.25% la tasa de referencia

  • Analistas de Santander y Banorte
  • Prevén alzas a precios de gasolinas y gas doméstico
El incremento afecta a los usuarios de tarjetas de crédito.Foto: José Carlo González.

El incremento afecta a los usuarios de tarjetas de crédito.Foto: José Carlo González.

Ante el constante incremento de los niveles inflacionarios el Banco de México (BdeM) subirá la tasa de interés un cuarto de punto porcentual, a 8 por ciento anual, hecho que afectará el costo que pagan usuarios de tarjetas de crédito y empresas por el financiamiento, opinaron analistas.

Especialistas de Santander y Banorte consideraron que el banco central anunciará un alza de 0.25 puntos porcentuales a la tasa de interés el jueves próximo, cuando hará su anuncio de política monetaria.

Destacaron que el entorno internacional continúa siendo volátil y se espera que los precios de las gasolinas y el gas doméstico seguirán subiendo, por lo que no descartaron alzas en los meses próximos.

Al encarecerse el precio del dinero, el aumento de la tasa de interés busca contener el dinamismo de la economía para revertir el alza de precios, pero al mismo tiempo puede provocar una disminución del ritmo de crecimiento económico.

El incremento impacta en el costo de las tarjetas de crédito y en los créditos empresariales que son contratados a tasa variable, pero no en los de nómina, hipoteca y automóviles que son a fija.

Luego de que el banco central elevó la tasa de referencia a principios de agosto pasado, analistas de Banorte consideraron que la autoridad monetaria estaba renuente a subirla y se mantendría en pausa los próximos 18 meses.

Sin embargo, este fin de semana dijeron que habían cambiado su perspectiva porque el estimado de inflación para el cierre de este año subió de 4.3 a 4.8 por ciento y, más importante, porque el miércoles pasado la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) incrementó su tasa 0.25 puntos porcentuales (que dejó los Fed funds en un rango de entre 2 y 2.25 por ciento) con un mensaje que apunta a mayores aumentos en meses.

“Consideramos difícil que el BdeM permita que el diferencial entre la tasa de referencia y los Fed funds se reduzca en una coyuntura adversa para los mercados emergentes”, señalaron en un reporte.

Destacaron que el banco central ha correspondido con un alza en tasas a cada uno de los incrementos hechos por la Fed desde finales de 2015 y mantiene la postura monetaria relativa de México con Estados Unidos como uno de los principales factores a monitorear en sus próximas decisiones.

Para los especialistas de Banorte, “sería muy riesgoso para el BdeM desligarse de la Fed en estos momentos, ante la coyuntura global que ha afectado a países emergentes –lo que ha sido acompañado por salidas de flujos de capital y alzas de tasas de interés en algunos de ellos–, las crecientes tensiones en el frente comercial y geopolítico liderado por Estados Unidos, así como por la incertidumbre sobre las políticas económicas de la nueva administración y la insistencia de mantener una postura prudente en un entorno altamente incierto y volátil”.

Especialistas de Santander consideraron que el balance de riesgos para la inflación sigue teniendo un sesgado al alza, en un ambiente global con elevada incertidumbre, por lo cual coincidieron en que la autoridad preferirá reforzar su postura de manera preventiva elevando la tasa de interés de referencia.

Recordaron que en su informe del segundo trimestre de 2018, publicado a finales de agosto, el BdeM revisó sus expectativas de inflación para el cierre de año de 3.8 a 4.2 por ciento y de 3.1 a 3.3 puntos porcentuales para 2019.

Esa perspectiva para la inflación reconoce que la persistencia de los choques, sobre todo de los precios de los energéticos y el repunte de precios de algunos productos agropecuarios, han llevado la tasa anual de inflación a niveles de 5 por ciento en la segunda quincena de agosto y a 4.9 puntos porcentuales en la primera quincena de septiembre.

Mantenemos nuestra expectativa de que la tasa de la Fed aumentará en la reunión de diciembre 0.25 puntos porcentuales y cerrará el año entre 2.25 y 2.50 por ciento, en línea con lo que espera la Reserva Federal, puntualizaron.

Con información de: La Jornada.

Shortlink: